Un pequeño puestero de la localidad norteña de Coronel Cornejo denunció la matanza de unas 20 vacas de su propiedad y atribuyó el hecho al envenenamiento que sufrieron a manos del administrador de un gran establecimiento agrícola y ganadero, lindante con su pequeño puesto.
Javier Tapia con su familia posee unos 70 vacunos y denunció el hecho ante la fiscalía penal en turno. En diálogo con El Tribuno explicó que "es gente de la Finca Pocoy la que nos mató los animales. Creemos que es el encargado de la finca, que se extiende desde los cerros del oeste hasta cerca de la ruta 34, entre Mosconi y Cornejo. Calculamos que tiene unas 40.000 hectáreas, pero en la parte que limita con mi puesto, el alambre está destrozado. Por ahí ingresaron mis animales al campo que actualmente no tiene nada, porque no es época de siembra. Yo mismo vi cuando este hombre esparcía maíz con veneno. A la noche mis animalitos, que andaban sueltos por mi lote, que es de 10 hectáreas, entraron a esa finca y fueron envenenados".
Tapia agregó que su familia vive de la cría a pequeña escala. "El daño que nos han hecho es grandísimo y no puede ser que una persona de un establecimiento tan grande tome esta actitud con gente humilde como nosotros. Lo único que queremos es que esa gente se haga cargo del daño", expresó.

Otra denuncia anterior

Tapia exhibió copia de una denuncia que formalizó en abril del año pasado, "cuando mis animales entraron a la finca por ese lugar donde las alambradas están destrozadas y ese hombre pretendía quedarse con todos ellos. Me acerqué a pedirle una vez más que arreglen el cerco para que las vacas de mi puesto no ingresen. Me salió a recibir con un fierro en la mano y amenazaba con romperme la cabeza, mientras me insultaba. Como lo veo que es tan violento, saqué mis animales y me retiré, pero fui a hacer la denuncia. La Justicia en ese momento no hizo nada y ahora me envenenó a 20 animales. Para justificar el daño que nos hizo, la noche que mató a mis animales mandó a gente de la finca a que se pongan a sembrar soja, pero todos sabemos que no es época de siembra. En abril pasado, cuando me quiso atacar, pretendía que un obrero de la finca también me agrediera, pero como es un hombre humilde que vive en Cornejo y lo conozco, se quedó parado mirando. Al otro día lo dejó sin trabajo".
El puestero indicó que no saben quienes son los dueños. "Se comenta que son chinos, pero sí sabemos quien es el responsable de habernos matado los animales. Un establecimiento tan grande no puede tener las alambradas en esas condiciones; eso deberían dejarlo para quienes no nos alcanza para hacer esos trabajos porque los animales que vendemos son para comprar comida y solventar nuestros gastos diarios", reflexionó Tapia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...