Un pesebre construido sobre la caja de un camión de mediano porte recorrió estas semanas los barrios de la ciudad de General Gemes para llevar alegría y emoción a chicos y grandes.
El pesebre fue elaborado por los jóvenes miembros de la capilla San Cayetano, que se encuentra ubicada en el barrio Los Olivos.
"Nuestro objetivo fue llegar con la Adoración al Niño Dios a todos los sectores posibles. Como jóvenes que vivimos intensamente la Navidad cuando éramos pequeños, hoy vemos con mucha tristeza que esta tradición se está perdiendo. Si bien la enorme mayoría de las viviendas cuentan con un pesebre, el ritual de la Adoración al Niño, integrado por niños y con rezos y cantos, es muy poco común", dijo Anabella Girón, de la capilla San Cayetano.
Agregó que actualmente solo quedan algunas familias que mantienen vigente esta tradición y que buscan incentivar esta costumbre con hechos concretos. "Con este pesebre móvil y varios chicos que pertenecen a nuestra capilla, pudimos revivir la Adoración en la mayoría de los barrios de Gemes", explicó.
Concurso de pesebres
El pesebre móvil de la capilla San Cayetano también fue distinguido con el primer premio en el concurso de pesebres realizado por la parroquia santa Rosa de Lima.
"Fue importante la distinción, porque es un reconocimiento a nuestro trabajo, pero lo que mayor satisfacción nos dio fue el haber acercado la alegría de la adoración a muchos niños de la ciudad de Gemes", contaron los organizadores.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora