Un efectivo de la Policía Metropolitana baleado en la cabeza al quedar en medio de un asalto en un supermercado chino de la localidad bonaerense de Longchamps, donde hacía sus compras vestido de civil, murió ayer en un hospital tras luchar por su vida durante varias horas.
El agente, identificado como Daniel Molero, estaba internado en grave estado en el hospital Lucio Menéndez de Adrogué, producto del impacto de bala en la zona del cráneo, mientras que dos de los tres asaltantes murieron en el acto durante el cruce de disparos.
El hecho ocurrió el jueves alrededor de las 19, en un supermercado chino, donde el policía hacía las compras junto a su hija, vestido de civil.
En ese momento dos hombres ingresaron armados al local y amenazaron a los dueños con matarlos si no les daban el dinero de la caja registradora, mientras un cómplice los esperaba afuera en el auto en que se movilizaban.
De acuerdo con lo que quedó registrado en las cámaras de seguridad del local, dos delincuentes ingresaron y mientras uno tomaba a un vecino de rehén su cómplice exigía el dinero de la caja registradora.
En pocos segundos se generó un tiroteo dentro del local entre el efectivo y los asaltantes, quienes inmediatamente salieron del lugar.
Al ver cómo escapaban, Molero, empuñando su arma reglamentaria, se asomó a la puerta y en ese momento recibió un impacto en la cabeza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora