*

Un potrillo y una yegua abandonados comen de la basura y no tienen agua
El Tribunodio a conocer hace una semana la denuncia que realizó una lectora por el maltrato y abandono que sufrían una yegua y un potrillo en el barrio Castañares, cerca del control de línea de colectivos de Saeta 7A y 7B.
La nota tuvo gran repercusión y la gente no tardó en buscar ayuda y asistencia veterinaria para los caballos. Pero aquellos que reaccionaron y se preocuparon por darle una mejor vida a estos dos animales se encontraron con la escasa voluntad, la burocracia y la falta de conocimiento sobre la ley nacional 14.346 de protección animal de funcionarios públicos.
"Llamamos al 911 para realizar la denuncia sobre estemaltratoque están recibiendo la yegua y el potrillo, pero la encargada nos dijo desconocer la ley, algo que es imperdonable por parte de ellos que la deben hacer cumplir. Después asistimos a la comisaría y tampoco nos quisieron tomar la denuncia", señaló Natalia, una de las tres personas que se ocuparon del caso.
Mauricio se hizo cargo de manera particular de encontrar transporte para trasladarlos a un veterinario para saber el estado de salud en el cual se encontraban los animales. El vecino contó: "Todo se hizo sin pedirle un peso al Estado, en forma particular y con dinero que salía de nuestro propio bolsillo. Sin embargo, cuando hablamos con Benjamín Ovejero, uno de los coordinadores del refugio de animales de laMunicipalidad de Salta, no encontramos ningún tipo de respuesta".
Natalia señaló que hablaron con Ovejero en varias oportunidades. "Nos comunicamos al menos siete veces, pero nunca encontramos predisposición para resolver este tema", dijo.
"La última vez nos contestó de muy mala manera y nos dijo que él no tenía tiempo para eso. Nos había prometido primero enviar a proteccionistas para saber el estado en el que se encontraban la yegua y el potrillo y nunca aparecieron. Después que él mismo iba a ir a observar el estado de los animales. Lo esperamos en el lugar y tampoco se hizo presente. La Policía desconoce la ley. La verdad que todos son funcionarios públicos y ninguno se hace cargo", afirmó.
Y reiteró: "No le pedimos ni un peso al Estado, solo que intervenga para sacar a los animales del lugar y haga la denuncia. Nosotros tenemos una mejor vida para darles, sin explotación".
Natalia agregó: "Mauricio en los últimos días se encargó de darles de comer y de hidratarlos, porque, cuando fuimos, vimos que comían de la basura que tiraban en el lugar".
Cansados de no tener ninguna respuesta hablaron otra vez con El Tribuno. "Por lo que se pudo averiguar, la yegua y el potrillo son propiedad decarrerosque los tienen tirados en medio del calor, atados y sin darles de comer ni beber. Esos animales están sufriendo horrores", detalló.
La ley 14.346 dice en su artículo primero que "será reprimido con prisión de quince días a un año el que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales".
El artículo dos indica que "será considerado un acto de maltrato el no alimentar en cantidad y calidad suficiente a los animales domésticos o cautivos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...