*

Un puestero rosarino mandó $100 a la Rosada y Macri lo llamó
"¿Qué Mauricio ...?", fue lo que preguntó Alfredo Farías, el hombre de 63 años que vende tortas asadas y bolas de fraile en el paraje Cuatro Esquinas sobre la Ruta 18 de Rosario, cuando poco antes del mediodía del jueves recibió el llamado del presidente Mauricio Macri.
El hombre le mandó una carta a Macri a principios de diciembre y, dentro del sobre, un billete de 100 pesos "para colaborar con la reconstrucción del país", decía la misiva. Hablaron 20 minutos y el mandatario prometió visitarlo cuando viaje a Rosario.
"Habla Mauricio ... Macri, su presidente de la Nación", relató Alfredo, en diálogo con VíaRosario, sobre la respuesta que se escuchó del otro lado del teléfono cuando buscó indagar si se trataba de un chiste. Nada de chanzas, era una llamada que el rosarino nunca había imaginado que sucedería.
"Me parecía importante su propuesta de campaña y creía fervientemente en la necesidad de un cambio, de ahí me nació la voluntad de escribirle algunas líneas y ponerme a disposición de colaborar en lo que pudiera", precisó.
Asimismo, aseguró que el diálogo con el primer mandatario se prolongó por unos 20 minutos. "Le dije que tenía mi apoyo y que sabía de su trabajo entusiasta para cambiar mucho de lo que estaba desarreglado. Él no paraba de agradecer mis palabras y me pidió que le creyera, que le tenga confianza, que va a cumplir sus promesas de campaña", relató Alfredo.
SEÑOR1.jpg
"Me aceptó los cien pesos"
El personal de la oficina de correspondencia no dudó en remarcarle a Macri que junto a la carta y dos fotos de Alfredo y Mónica, el hombre de la zona sur de Rosario había colocado un billete de cien pesos. Un curioso gesto que llamó la atención de todos en Casa Rosada.
"Por tal situación del país, acepte estos $100. Porque con un poquito de cada uno juntaremos mucho [...] y apenas Mónica y yo podamos, le enviaremos más", reza la esquela a la que, en parte, tuvo acceso víaRosario.
"Le pedí que acepte el dinero y el presidente cedió a mi planteo. Le dije que si medio país hiciéramos lo mismo esta gestión tendría una gran inyección para mejorar las cosas. Ahora hay que ver si cumple, yo le tengo fe", sostuvo quien, a media mañana, ya está de vuelta en Rosario. El resto del día ocupa sus horas con changas y un oficio que lo ha llevado recorrer gran parte de la región: junto a Mónica hacen hornos de barro en el patio de quien lo solicite.
Alfredo además, cumple una tarea social silenciosa en su barrio, ayudando a los jóvenes y cultivando en su entorno su amor por la naturaleza. Sus sueños son bastos pese a que ya pasó las seis décadas.
"Estoy queriendo armar una fundación, de hecho ya somos quince detrás de un proyecto ecológico que, entre otras cosas, queremos que tenga un mariposario, para reunir especies que ya no se ven por acá, consecuencia de los agroquímicos. Igual, nada de eso le conté al presidente. Ya tendremos más oportunidades de dialogar. Dijo que va a ir a comer una torta asada a mi puesto", contó.
"¿Y si la presidencia no resulta como usted piensa?", preguntó el periodista. "Yo soy muy directo, no tenga dudas que se lo voy a hacer saber a Macri", aseguró Alfredo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...