Fidel Castro cumplió 90 años y los celebró con una reaparición pública en un acto en su honor junto a su hermano Raúl y el presidente venezolano Nicolás Maduro, que tuvo lugar en el emblemático teatro Karl Marx, donde fue ovacionado por más de 5.000 personas. Pero esos aplausos no fue lo único que recibió el cubano por su aniversario. Además, tuvo un regalo más que especial, tanto que batió el récord Guinness: un puro de 90 metros, un metro por cada año vivido.
El obsequio estuvo a cargo del tabaquero José Castelar, un hombre que desde 2001 es conocido por confeccionar cigarros de tamaños exorbitantes. Así consiguió así batir su propio récord al sobrepasar el cigarro que había hecho en 2011 y que medía 81,80 metros. Necesitó más de 80 kilos de una mezcla de hojas de tabaco y doce horas diarias de trabajo en 10 días.
Debido a su fama, sus puros se venden en tiendas nacionales y también en exposiciones y ferias turísticas en España, Portugal, Venezuela, Holanda, Alemania, Brasil. "Soy cubano y estoy representando a mi país en el mundo entero y me da motivos para seguir haciendo tabacos de este tipo", aseguró.
Otros de los regalos que recibió Fidel por su cumpleaños fue la composición de una sinfonía, exposiciones y peregrinaciones en bicicleta hasta Birán, su pueblo natal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora