El buque ruso Vasily Golovnin zarpó en la madrugada del viernes y 12 horas después ya dejó atrás el Río de la Plata poniendo rumbo sur para alcanzar la base antártica Orcadas, primera escala a la que estima arribar en la mañana del 4 de febrero en su viaje para abastecer las estaciones argentinas.
Con una velocidad cercana a los 12 nudos (casi 24 kilómetros por hora) el barco de casi 150 metros de eslora navegó sin sobresaltos frente a la costa de Uruguay con las siluetas de una Montevideo cubierta por nubes como fondo.
Desde ese punto en adelante, difícilmente el Golovnin vuelva a ver tierra hasta su arribo a la base Orcadas, ubicada a 60 grados de latitud sur, la puerta de ingreso al continente blanco.
Mientras tanto, los argentinos esperan el momento de su trabajo (que se desarrollará especialmente cuando se realice la descarga de los suministros) con particular inquietud.
No es la primera campaña antártica del buque ruso, que debe ser usado en reemplazo del Almirante Irízar.Foto:Archivo Al tiempo que algunos aprovecharon la cercanía con Montevideo para intentar realizar una última comunicación con sus familias antes de un 'silencio' de casi 7 días, fueron habituales las rondas de mate entre los efectivos y abundaron las anécdotas entre quienes ya son veteranos en viajes antárticos.
No son pocos los que celebran la presencia de cocineros argentinos en el Golovnin, esperando por la posibilidad de pizza o carne asada y recordando los anteriores viajes donde la dieta rusa (que incluye mucho pescado, ajo y repollo) marcó a fuego a los navegantes.
Seguridad
Por otra parte, la tripulación recibió una charla de seguridad brindada por los responsables rusos de la navegación, quienes reiteradamente señalaron la necesidad minimizar riesgos, sobre todo por la cantidad de combustible que este buque lleva para aprovisionar a las bases.
'Intentaremos que este viaje sea lo más confortable posible', destacó un oficial ruso a través de la interprete que acompaña a la tripulación. También habló el capitán Marcelo Tarapow que hizo saber que el personal a su cargo tiene prohibida la ingesta de bebidas alcohólicas y pidió cuidar el agua potable.
A bordo del buque, que tiene casi 15.000 toneladas entre el peso propio y la carga, también viaja personal científico-médico de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) que realizará tareas de 'vigilancia epidemiológica' del virus de la influenza en pingüinos y elefantes marinos, y detectar posibles mutaciones que puedan desencadenar en una pandemia de gripe similar a la conocida como 'gripe aviar'.
El equipo, entre otras tareas, completará el trabajo que ya se está realizando para extraer muestras que permitan el análisis del virus en animales antárticos.
La doctora Ana Zimerman explicó que la 'vigilancia epidemiológica del virus de influenza' se realiza porque se han encontrado muestras positivas en colonias de pingüinos y de elefantes marinos.
'Se puede decir que es el mismo virus que el nuestro y que a ellos no les hace nada. Pero queremos saber si hay algún espacio para la mutación, porque pueden generar una pandemia como la gripe porcina', explicó.
El trabajo que se realiza en conjunto con la Facultad de Veterinaria de La Universidad de La Plata y el Instituto Malbrán tiene, también, vinculación con la aplicación concreta en medicina humana, ya que 'la rama biomolecular del virus que se encuentre sirve para el pool de vacunas del año que viene'.
El viaje de Golovnin es un punto saliente en la Campaña Antártica de Verano que impulsa el Ministerio de Defensa para mantener la soberanía en las seis bases con actividad constante (Orcadas, Marambio, Carlini, Esperanza, San Martín y Belgrano II) y las que tienen actividad temporaria (Brown, Matienzo, Primavera, Cámara, Melchior, Petrel y Decepción).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


delfin llanos
delfin llanos · Hace 10 meses

Es loable el trabajo que se hace en estos viajes, no solo porque realmente es una gran aventura sino por el aporte científico que suelen regalar a la humanidad, además todos los que participan en una expedición como esta lo hacen con desinterés, en camaradería y sabiendo el peligro que corren, verdaderamente hay que tener coraje para hacerlo.


Se está leyendo ahora