Treinta grados. Fernando Navarro Trinca (30), ataviado con una pesada toga púrpura encima de un elegante traje, llevaba una procesión por dentro. Era uno de los 6 occidentales entre 200 graduados chinos en un acto de colación de grado superior. Tras haber ganado una beca, viajado al otro lado del mundo, estudiado como poseso y rendido materias y tesis, el 22 de junio pasado se hallaba en la meta. Unos segundos tuvo para agitarse estos pensamientos de la mente antes de subir al estrado donde le entregaron el diploma que acreditaba su formación como máster en Leyes sobre Política y Diplomacia China. El documento es rojo y lleva grabadas letras en chino mandarín. Fernando, como otros extranjeros, apenas pisó el Gigante Asiático percibió la predilección de los chinos por el rojo. De hecho este tono aparece en los muros de la Ciudad Prohibida, en la bandera que flamea en la plaza Tian'anmen, en decoraciones de fiestas, en cartelería de negocios... Representa la buena suerte, la felicidad, la pasión, la justicia y la revolución. Incluso hay quienes creen que el rojo se basta para ahuyentar los males y atraer la prosperidad. Pero en aquel momento él no apreció las significaciones del papel. "Solo sentía el shock del tiempo transcurrido y felicidad porque lo había hecho bien, o medianamente mal pero nadie se había dado cuenta (risas)", dice, sin esquivar la broma, este salteño Lejos del pago en comunicación telefónica con El Tribuno.
Fernando es licenciado en Relaciones Internacionales y antes de llegar a China ya había cursado dos diplomados en Chile. Uno con el Ejército chileno, sobre inteligencia, seguridad y defensa. Otro en la Universidad de Santiago de Chile sobre política mundial. Mientras escribía la tesis de este último posgrado, se candidateó a otras becas internacionales. Su currículum impecable y pormenorizada observación de la realidad política mundial le valieron en 2013 el interés de la República de Azerbaiyán, España y la República Popular China. En ese momento en que los senderos se abrían y le ofrecían alternativas inusitadas, Fernando optó por estudiar en el Gigante Asiático. Allí lo esperaba una cultura milenaria, cuna del confucionismo, el taoísmo y de vertientes del budismo. Pero también un país que consiguió combinar, desde los años 70, una rápida liberación económica con la hegemonía del Estado en la producción. Sin dudas, un destino conforme con su avidez expedicionaria. Entre 18 ingresantes fue el único estudiante sudamericano en el máster sobre China contemporánea en una universidad pública. Tuvo compañeros originarios de Zimbabue, Holanda, El Salvador y Vietnam, entre otros lugares. Vivió muy cerca de la plaza Tian' anmen y de la Ciudad Prohibida. Asistió a clases de lunes a sábados, en doble jornada, y a veces hasta los domingos.

Casi de ficción

Hoy volviendo su mirada sobre el hombro dice que aprendió "a convivir con el choque cultural, a disfrutar de otras miradas de la vida, a compartir lo que llevo aprendido, a interesarme por los otros, sus idiomas, comidas y experiencias".
Entre tanto estudio rescata la oportunidad de haber viajado por Asia y haberse involucrado en proyectos que le infundieron energía y esperanzas en su carrera. En Tailandia compartió un mes con expertos y activistas en resolución de conflictos armados, en Filipinas colaboró con diferentes ONG cuyo objetivo es la construcción de procesos de paz y el rescate de niños captados por grupos terroristas. "Desde trabajadores de las Naciones Unidas (ONU) hasta la princesa Rohaniza Usman me advertían que ni con un apoyo logístico total tenía asegurado llegar al Mindanao (una isla ocupada por seis grupos armados en conflicto) para reunirme con otros negociadores de paz, pero lo logré", cuenta con una voz aún teñida por el asombro.

Calidad humana

Goethe, genio germánico, decía que la auténtica sabiduría estaba cargada de sencillez. Varias de estas personas sin artificio ni composición halló Fernando durante su estadía en China. "Creo que voy perteneciendo, aunque con pie de plomo sintiéndome seguro, a un bando al que no sé bien cómo definir, pero donde hay gente que suma, que comparte y que valora mis aportes", expresa. Así destaca a su primer compañero de cuarto en la universidad, Omar, de Yemen, que cuando el salteño cayó gravemente enfermo en su segundo mes allá le aplicaba paños fríos para bajarle la fiebre, mediando entre ellos "lo poco de mi chino y lo poco de su inglés". También la personalidad arrolladora de una monja filipina "que nunca uso hábito y a la que no le importaban las jerarquías". A ella la conoció internada entre los refugiados del Burma en la frontera de Tailandia. Con ella, acota Fernando, discurrieron sobre filosofía y hasta bailaron salsa.
Sigue en su lista un colega pakistaní refugiado por ser ateo y a punto de ser expatriado nuevamente, con quien planearon proyectos educativos para adultos mayores en zonas de conflicto. Por último, a una directora de la Cancillería holandesa, experta en Negociación, que lo recibió en La Haya "con la calidez de una prima" y que incluso lo invitó a su casa para ver junto a su familia un partido de fútbol que jugaba Argentina.
Fernando resultó elegido entre muchos investigadores del mundo para exponer su experiencia en La Haya. En su alocución, descontracturada y sentida, rememoró la conflictuada Argentina que sufrieron sus abuelos maternos, defensores de la democracia en la década de los 70. "El caso de Argentina y los avances de la Justicia en favor del largo camino del esclarecimiento por la verdad en las dictaduras es destacadísimo en el mundo y muchas personas de ámbitos académicos se sorprenden del coraje y el compromiso de la sociedad en su conjunto para enfrentarlo", afirma Fernando. Agrega que un abogado kurdo se le acercó para comentarle acerca de su tristeza al ver que Kurdistán no hubiera encarado un revisionismo comprometido sobre su época oscura. Además de emoción en los ojos del kurdo el salteño pudo constatar que su par conocía detalles sobre los juicios a las juntas y los últimos dictámenes a civiles condenados por su actuación en estos periodos de la historia argentina, cuando se produjeron masivas violaciones a los derechos humanos.

De aquí y de allá

"China contiene una complejidad de culturas y etnias, lenguas y formas de ver la vida", sintetiza Fernando, al responder una pregunta que nunca trae leve peso: ¿cómo son los chinos? "Existen otras prioridades acá y esto es vital para entender lo que pasa por estos lados del 'río amarillo'. La prioridad hasta hace unos años no era el medio ambiente, sino alimentar a la población", ejemplifica. Luego ahonda en un aspecto que lo rozó de cerca: el sistema educativo. "Aquí existen métodos muy diferentes que siguen evolucionando y que espero que mejoren pronto por el bien de las generaciones jóvenes chinas", expresa.
Se refiere a la excesiva presión social y familiar por la consecución de la excelencia académica. "Los niños desde los siete años tienen maestros particulares (aquellos afortunados que pueden costearlos) y reciben montañas de conocimiento que retener, dejando poco espacio para la creatividad y las relaciones sociales", advierte.
Acerca de la educación superior, apunta que la calidad varía entre algunas casas de altos estudios que dictan clases hasta en domingo y otras a las que les falta modernizar sus métodos de enseñanza.

El futuro, incierto

La tesis de Fernando, titulada "La ciberseguridad y la cooperación internacional desde la política china", impresionó a los científicos del panel en el que expuso. Recomendado por ellos, se presentó en la Universidad de Oxford para un doctorado, pero tras superar varias instancias no quedó entre los 12 elegidos. Ahora evalúa seguir con la investigación y el compromiso de mediar en conflictos y guerras actuando desde ONG, pero también delinea oportunidades comerciales entre China y Sudamérica desde una consultora que está conformando con colegas. La República Popular China le extendió un año más la Visa para que Fernando vaya a voluntad como investigador. Él se quedará allí dos semana más, luego paseará unos días por Europa y volverá a Salta en agosto. Aquí planea dar charlas gratuitas sobre su experiencia en China.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


fernando navarro
fernando navarro · Hace 5 meses

Gracias por la nota! La autora además de tener una pluma poética que siempre gusta, tiene la generosidad de siempre mirar más allá y leerme entre lineas para darle emoción a las palabras. Gracias!!! Aclaro que la beca de China me fueotorgada por el Gobierno de China, en un concurso publico internacional. Esta beca, como las otras que gané en Chile, Azerbaijan y Tailandia, siempre han sido sustentadas por gobiernos o instituciones exteriores, he tenido suerte y también la terquedad necesaria para estudiar y conseguir un buen camino. Saludos a mi Salta querida!!! Bienvenidos sean los quisieran comunicarse conmigo para ayudarlos y charlar. :)

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 5 meses

estimado Fernando Nvarro....mis FELICIATACIONES...!!! por semejante esfuerzo y la veradd que TITULO....!!!!! Ojala siempres tengas la mirada mas alla de lo que nos preparan las Facultades.....pero siempre digo la Facultad nos forma como Profesionales....pero ante todos NOS tenemos que formar como personas....!!!!! esto viene de cas....MIs CONGRATULACIONES......!!!!Muchisimos exitos....Ojala algun dia tengas un lugar para formar alumnos en nuestras Salta....o por lo menos te den una oportunidad en nuestro medio .....dificil..!!!! gente como Nos le Interesa....tienes tus convcciones....Digno de Admirar...mas aun tus preparacion......por eso estamos asi nuestro pais y nuestra querida Salta.....Todos es sacrificio ...ahoras tienes tus frutos.....MIL FECITACIONES ......ESXITOS....!!!! desde mi pueblo querido un fuerte abrazo

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 5 meses

DIGNO DE ADMIRAR...........CUANTOS ELOGIOS HABRA RECIBIDO DE EL NIÑO MALCRIADO......????????' MIS FELICITACIONES PARA ESTE JOVEN SALTEÑOS......EXITOS.....!!!!!!! CUANTA BECA HABRA DADO NUESTRA PROVINCIA....'??????QUE APORTE LE HICIERON ......POR SU DESEMPEÑO......COMO ESTUDIANTES......?????'


Se está leyendo ahora