El destino de Fernando Navarro Trinca pasó de estar en una ciudad como Salta a una que tiene más de 20 millones de habitantes. Actualmente vive en Beijing (Pekín), una de las ciudades más densamente pobladas de China. Este salteño de 30 años se encuentra realizando una maestría en Política y Diplomacia China en la Universidad Renmin, una las instituciones más prestigiosas del gigante asiático.
Fernando cuenta que la historia de sus antepasados, como la de todos los inmigrantes, estuvo marcada por los conflictos bélicos. Sus bisabuelos tuvieron que escapar de las guerras que sufría Europa y sus vidas fueron "transplantadas" a tierras argentinas hace ya casi un siglo.
Hace seis años que el joven dejó de lado los cerros de Salta y empezó a enfrentar las oportunidades que ofrece el mundo. Pero estas tierras siguen en su memoria, y aclara que se llevó todas las lindas cosas en su mente. "De seguro que no ha sido fácil para mi, para mis amigos o mi querida familia, pero los frutos que obtengo son y serán siempre para todos los que quieran escucharme y compartir ideas", comentó.
Fernando todavía tiene la idea de poder trabajar en Salta, pero es consciente de las posibilidades que ofrece estar afuera. "Muchas puertas se abren por el mundo. Me ofrecieron en otros países seguir algún doctorado, pero estoy a la espera de novedades, becas o nuevas posibilidades", aclaró.
A pesar de estar hace dos años en China, no se queda quieto. Hace unas semanas se reunió en Filipinas con una ONG que trabaja en los conflictos armados del país y sobre todo en el Mindanao, una isla colmada de grupos armados incluido el Estado Islámico. Ahí tuvo la posibilidad de compartir con la princesa Rohaniza Usman, quien preside una institución que trabaja con los sectores juveniles vulnerables para atraerlos a la educación formal y alejarlos de los grupos terroristas.
Su vida en China transcurre entre la adaptación a una nueva cultura y los recuerdos de sus familiares y amigos en Salta. "Aquí en China intento acostumbrarme, desde tener clases los domingos hasta comprar comida por el celular", expresó. Fernando vive en una ciudad de 20 millones de habitantes en donde todo debe ser planificado con tiempo o tiene que dejarse "llevar por las mareas humanas en horario pico de subte". Fernando disfruta ser diferente y en un país totalmente opuesto culturalmente. Lo hace con generosidad y un notable interés en conocer cómo son otras culturas, idiomas, políticas y música.
Según Fernando, hoy China ofrece posibilidades de desarrollo laboral para muchos extranjeros con sueldos altos. Comentó que hay universidades que permiten un desarrollo académico envidiable en Asia y una sociedad que se sigue acomodando sin pausa. "Existen graves desigualdades en términos económicos y se acrecienta en la población rural, pero hay que entender la complejidad que existió de sacar de la pobreza más inhumana a 600 millones de personas", comentó. Y finalizó: "Me sigue costando mucho la terrible contaminación del aire y del agua en la mayor parte del país, creo que ningún salteño pudiera imaginarse la gravedad de eso cuando uno se ha acostumbrado a los cerros verdes y el cielo eterno y azul".
Una carrera universitaria excelente
El primer paso académico de Fernando fue en Salta. Acá obtuvo su licenciatura en Relaciones Internacionales realizada en la Universidad Católica de Salta. Después realizó dos especializaciones; una sobre Política Mundial en la Universidad de Santiago de Chile y otra en Seguridad, Defensa e Inteligencia en ANEPE, también en Chile.
"También pude exponer mis investigaciones en Brasil, Chile, Tailandia, Filipinas y por último en Holanda en el Tercer Encuentro Internacional sobre Paz en La Haya", expresó Fernando. Y agregó: "Intento participar (con mucho esfuerzo económico y de energías personales) en reuniones y congresos para exponer mi experiencia y mis ideas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


mari sol
mari sol · Hace 11 meses

que lindo, se ve que fue bendecido en su vida que disfrute cada instante de ella y que orgullo para los padres.


Se está leyendo ahora