Debido al feriado por el día del trabajador y la coincidencia con un día domingo, el acto de apertura de las sesiones ordinarias en El Bordo se llevó a cabo en la tarde del miércoles. Como parte del protocolo, el intendente Raúl Martínez fue invitado a pronunciar su discurso anual del período 2016.
El mandatario dio un discurso no muy político y mucho más cercano a una charla con los presentes, dando algunos detalles de estos 6 meses de gestión.
"Encontramos un municipio con una deuda importante, cercana al $1.300.000 lo que significa mucho para nosotros, que recibimos una coparticipación de $1.000.000 y afrontamos un gasto de $850.000 en sueldos. Cuando me hice cargo de la comuna tuve que bloquear la cuenta bancaria porque me estaban entrando muchos cheques emitidos por la intervención y solo había en caja $40.000".
"Se debía a la ART porque se descontaba y no se depositaba, a UPCN, a la empresa Claro por la compra de celulares de alta gama que no están, a Edesa, por publicidades realizadas en Salta y montón de cheques que todavía andan dando vuelta por ahí. Soy consciente que los tengo que pagar pero deberán tener un poco de paciencia", manifestó Martínez.
En los meses de su gestión, decidió priorizar el pago de sueldos. "Apenas asumí se me vino encima el pago de sueldos y del aguinaldo. Y los pagamos porque tengo una obligación con los empleados, pero quiero que no se olviden que ellos también tienen una obligación con la comunidad", dijo.
Martínez dijo que los vecinos pagan muy poco. "Solo $100 anuales, es decir menos de $10 por mes y hay barrios enteros que no pagan nada. Hubo una propuesta de modificar la tarifa tributaria pero no prosperó. Pero lo que sí vamos a incrementar es el pago por cabeza faenada en el matadero; hoy los matarifes pagan $90 cuando en todos lados abonan entre $400 y $500. También vamos a salir en búsqueda de los morosos, porque muchos vecinos exigen pero no cumplen".

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia