Un fuerte terremoto sacudió el norte de Afganistán y se sintió en gran parte del sur de Asia, remeciendo edificios desde Kabul a Nueva Delhi, provocando cortes de electricidad y comunicaciones en algunas zonas y causando más de 60 muertos.
El terremoto se registró a las 13.30 hora local y, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) tuvo su epicentro en la provincia afgana de Badakhshan, con una magnitud de 7,5 grados, aunque el Departamento Meteorológico de Pakistán situó su fuerza en 8,1.
La provincia de Khyber Pakhtunkhwa, fronteriza con Afganistán, fue la zona más golpeada en territorio paquistaní con al menos 200 muertos y 956 heridos, dijo el director general de la oficina de relaciones públicas del Ejército (ISPR, en inglés), Asim Bajwal.
En las áreas tribales de administración federal (FATA), también en la frontera con el territorio afgano, fallecieron 21 personas y medio centenar resultaron heridas, indicó el portavoz de la Autoridad de Gestión de Desastres, Adil Zahoor.
En la provincia de Gilgit murieron 6 personas, según dijo a la televisión estatal el ministro de Información, Pervez Rashid, que también confirmó 3 fallecidos en Punyab y 1 en la Cachemira paquistaní.
Se ha contabilizado además el derrumbe de al menos un centenar de casas en el área tribal de Kurram y otras doscientas en Khyber Pakhtunkhwa, donde además hay al menos 194 heridos.
En la provincia de Takhar, al oeste de Badajshan, al menos 12 estudiantes de una escuela de chicas murieron en una estampida mientras desalojaban el edificio, y 30 resultaron heridas.
"Las alumnas se precipitaron para salir del escuela, desencadenando una estampida", dijo Enayat Naweed, jefe del departamento de Educación de Taluqan, capital de la zona tribal de Tajar. "Doce estudiantes, todas menores, murieron y 35 resultaron heridas", agregó.
En el propio Badajshan, "hay reportes de víctimas mortales y destrucción" en algunos distritos remotos próximos al epicentro, dijo el director provincial de la agencia nacional de gestión de desastres, Abdulá Humayoon Dehqan.
El subdirector de la policía de la provincia, Saji Dad Haidari, dijo que docenas de casas quedaron destruidas en dos distritos rurales remotos y poco poblados, y que en Fayzabad también se registraron daños.
El primer ministro afgano, Abdullah Abdullah, convocó una reunión de emergencia de la agencia de gestión de desastres para valorar los daños, dijo su asesor Omar Samad en un tuit.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora