Un testigo confirmó ayer haber visto restos humanos que podrían ser de Miguel Arra, el docente de la UNSa desaparecido en 1975, cerca de Lesser. El testimonio se dio en una audiencia que se desarrolló como parte del juicio que se realiza por el caso en la Justicia Federal.
Arra era un joven profesor de biología y se cree que lo asesinaron en junio de 1975. Ayer declararon varios testigos.
Las hermanas de la víctima, Marta Mercedes y Estela Inés presentaron al tribunal fotografías para un entrecruzamiento de los datos.
Las hermanas del profesor acercaron 18 imágenes de restos humanos esparcidos en un campo y explicaron que suponen que el cuerpo que se ve es el de Miguel Arra. Las fotos les llegaron de manera anónima, con información que indicaba que se trataba del docente.
Luego declaró Mario Rojas, un hombre que aseguró que en la noche del 23 de junio de 1975 estaba trabajando en un campo cercano a Lesser cuando escuchó "disparos de una ametralladora y luego una explosión".
El testigo agregó que luego oyó "autos que se alejaban" y que, al otro día, se animó a ir hasta el lugar, donde encontró los restos de "dos cuerpos".
La abogada querellante de la Universidad Nacional de Salta, Tania Kiriaco, le pidió al testigo que comparara las fotografías que exhibieron las hermanas de Miguel en la sala de audiencias con los cadáveres que vio.
Mario Rojas entonces confirmó lo que todos sospechaban. Su mente había guardado por más de 40 años las imágenes que vio y eran las mismas que se podían observar en las fotos que le mostraron ayer.
Además, testificó el abogado Carlos Saravia, a quien también le llegaron las fotografías. No identificó el remitente de las pruebas, aunque dijo que sospecha que el material fue enviado por parte de fuerzas de seguridad.

"Levanté las cabezas"

Inocencio Roberto Medina, un perito de la Policía de aquellos tiempos, declaró: "Levanté de las mechas una cabeza". Muchos interpretaron que sus declaraciones confirman la desidia que había para investigar las muertes y desapariciones en la época y que en el caso de Arra no hubo ningún resguardo de las pruebas. Sus restos, según se conoció, fueron llevados a la central de Policía en una bolsa.
El juicio continuará el 26 de diciembre, con una inspección ocular al paraje El Paracá, lugar donde se sospecha fue dinamitado el cuerpo de Miguel Arra, como otros presos políticos.
Un militar y un comisario que actuaron en la última dictadura cívico militar están en el banquillo de los acusados por el caso de Arra. Se trata del coronel Miguel Gentil, exjefe de la Policía de Salta, y el comisario general Joaquín Guil, exdirector de Seguridad de la fuerza.
Ambos están acusados por el secuestro y desaparición de Arra, licenciado en Ciencias Naturales, docente y militante de partidos de izquierda.
El Tribunal Oral Federal de Salta que juzga el caso está integrado por los jueces Federico Díaz, Carlos Jiménez Montilla y Gabriel Casas. El fiscal es Francisco Santiago Snopek y el defensor oficial es Pablo Louttier.
La audiencia de ayer se encuadra en la etapa de declaraciones testimoniales, las cuales son tomadas como pruebas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


EL ALBERTO
EL ALBERTO · Hace 1 mes

DESPUES DE 41 AÑOS RECIEN HABLA, VAAAAMOS DEJATE DE JODER, ESO NO ES VERDAD, CUANTO TE PAGARON POR INVENTAR ESA FABULA.

Martín Herran
Martín Herran · Hace 1 mes

Un relato terrible que muestra hasta qué punto se parecióron la dictadura genocida argentina y sus años previos a la barbarie nazi. Los salteños no olvidamos, y hoy podemos enorgullecernos de que el Museo de Ciencias Naturales del Parque San Martín (dependiente dela UNSa) lleva el nombre de Miguel Ángel Arra, un hombre con profunda sensibilidad social, un profesor apasionado por la ciencia y que abrió su corazón a los desheredados de estas tierras.


Se está leyendo ahora