Una nueva y horrorosa historia de abuso sexual contra una menor de edad se repitió en Salta. Ocurrió en el interior provincial, en una finca ubicada a unos 15 kilómetros de Aguas Blancas. La triste marca quedó grabada a fuego en la humanidad de una menor de 17 años, quien el viernes pasado, cerca de las 20, salió a comprar una tarjeta para su teléfono celular a un negocio cercano a su vivienda y sufrió la terrible humillación. El acusado se fugó y no estaría en el departamento norteño.
El hecho trascendió luego de que una enfermera diera aviso a la subcomisaría de Aguas Blancas. Desesperada por lo acontecido, la madre de la víctima radicó la denuncia en dicha dependencia sobre lo que hasta ese momento era solo un supuesto pero que tras el examen legal se terminó por confirmar el abuso sexual. De inmediato personal policial se dirigió a la casa de la denunciante, cercana a la finca donde se consumó el abuso, a pocos kilómetros antes de llegar a Aguas Blancas.
La crisis de nervios y el tormento padecido por la joven de 17 años la llevó a una confusión en su primer relato. En ese sentido la madre de la joven expuso que tres personas habían sido los causantes del abuso, todos trabajadores en la finca de la zona. Los efectivos se trasladaron al lugar donde el capataz, un hombre de 37 años, autorizó el ingreso de los uniformados. En ese primer instante y tras lo expresado por la madre de la joven, quedó demorado uno de los tres sospechosos de 33 años.

frase 1

Cerca de las 11 del sábado 19, la madre de la víctima se presentó en la subcomisaría de Aguas Blancas donde ractificó lo expresado en su primera denuncia, explicando que su hija estaba más tranquila y pudo certificar que el culpable es un sujeto a quien pudo describir ya que se trata de un hombre conocido en el ambiente delictivo, preso hasta el año pasado en la Unidad Carcelaria de Orán. El juez interviniente había ordenado identificación simple para los dos sospechosos, quienes fueron desvinculados de la causa.
Fue condenado por abuso sexual
Según fuentes policiales, el hombre acusado de haber abusado sexualmente de la joven en la Finca Antonio Granado, ubicada sobre la ruta 50, además de tener antecedentes delictivos recuperó la libertad el año pasado tras cumplir una condena en la Unidad Carcelaria de Orán por el delito de abuso sexual. El hombre está identificado por las fuerzas de seguridad y es intensamente buscado.
Previo a fugarse, el reincidente y acusado de otro abuso sexual trabajaba en la finca donde se produjo el aberrante hecho. La valiente descripción realizada por la víctima y el accionar inmediato efectuado por la fuerza pública hicieron que el abusador se diera a la fuga. Desde la Policía informaron a El Tribuno que el sujeto no estaría en el departamento Orán y que presumen que tampoco cruzó a Bolivia por lo que estaría en algún lugar de esta ciudad o en alguna otra provincia. El exconvicto tiene más de 30 años de edad.
Sábado trágico
Después del abuso sexual consumado el viernes 19 del corriente mes en horas de la noche -cerca de las 20-, la madre de la joven víctima se presentó en la subcomisaría de Aguas Blanca para radicar la denuncia. Durante esa mañana, del sábado 20, la mujer se habría interiorizado del ataque contra su hija.
Según se pudo saber, luego del despiadado ataque contra la adolescente y tras ser alertado el hecho, un móvil policial de Aguas Blancas trasladó a la víctima hasta Orán, donde habría sido analizada por un médico legal. Allí certificaron que efectivamente se llevó a cabo un abuso sexual. Según consta en la denuncia, el viernes por la noche cuando la joven salió a comprar fue interceptada por el acusado quien le propuso tomar algo, pero ante la negativa de la joven el hombre la golpeó y a la fuerza se la llevó para abusar de ella.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nely Soto
Nely Soto · Hace 3 meses

JUSTICIA POR MANO PROPIA CONTRA ESTOS DEPRAVADOS ASQUEROSOS ENFERMOS DEL SEXO , HAY QUE CAPARLOS SINO SIEMPRE VA SER LO MISMO Y HASTA PUEDE MATAR CON EL FIN DE CONSEGUIR SACIAR SUS BAJOS INSTINTOS .-


Se está leyendo ahora