Bajo el lema "Comer bien, ahorrar dinero y salvar el planeta", una aplicación denominada "Too Good To Go" permite en el Reino Unido comprar comida de gran calidad de los restaurantes, cafeterías o panaderías desechada y destinada a ir a la basura, con un precio máximo de 4 libras (casi 77 pesos).
Fundada en Dinamarca a finales de 2015 por un grupo de amigos que luego regresaron a Gran Bretaña para implementarla, la aplicación comenzó a ser utilizada este año en varias ciudades como Brighton, Leeds, Birmingham, Manchester y Londres, y hasta el momento son alrededor de un centenar los restaurantes los que se han adherido al sistema.
La aplicación, que a partir de este mes ya tiene base en seis países europeos, fue creada por los empresarios británicos Chris Wilson y Jamie Crummie, con la intención de resolver el problema de gestión de residuos en el mundo de la industria alimenticia.
Esta nueva herramienta, que se financió principalmente a través de becas universitarias, pretende "salvar el planeta" mediante la reducción de los desechos de la comida y en menos de seis meses ya ayudó a prevenir aproximadamente 200 toneladas de emisiones de dióxido de carbono, además de haber proporcionado comida que de otro modo habría sido descartada a los más necesitados, informaron sus creadores.
Los clientes pueden pagar la comida desde el teléfono móvil con una tarjeta de crédito y recogerla del restaurante o cafetería después del almuerzo, cena o merienda o bien una hora antes del cierre del local adherido.
El nuevo sistema permite a los consumidores pedir este tipo de comida a un precio por debajo del original y el dinero recaudado es enviado nuevamente a las empresas.
Wilson, uno de los empresarios creadores de la aplicación, consideró que el desafío en una ciudad como Londres está en conseguir que las grandes empresas se unan al proyecto, ya que son las que más comida desechan. Sin embargo, sostuvo que están viendo una gran respuesta por parte de los pequeños locales o cadenas independientes. Actualmente se desperdicia casi el 40 por ciento de todos los alimentos que se producen en todo el mundo. La Comisión Europea estima que cada año se desaprovechan en el mundo más de 1.300 millones de toneladas de alimentos, que representan un tercio de la producción mundial. De ellas, 89 millones de toneladas de comida en buen estado corresponden a países del Viejo Continente.
Los alimentos que se tiran, se pudren y liberan contaminantes que pueden ser hasta 100 veces más potentes que el dióxido de carbono. De hecho, se ha encontrado que el 20 por ciento de los gases de efecto invernadero del Reino Unido, donde se desechan 14,4 millones de toneladas al año, están asociados con la producción, distribución y almacenamiento de alimentos.
En Latinoamérica se pierden unas 80 millones de toneladas por año, un 6 por ciento del total global de pérdidas, según el Banco Mundial.
Sin embargo, la región es la que menos comida desperdicia o pierde.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Daniel Francisco  Argañaraz

si? y como garantizan el hecho de que la comida sea fresca , como se responde ante eventual episodio de una afección gastrointestinal? sería interesante publicar también esa parte, saludo cordial

Se está leyendo ahora