Miguel Ángel Aguirre se siente damnificado por la inacción de Aguas del Norte. El lunes por la madrugada, después de la tormenta que dejó a 11 personas evacuadas y varios barrios anegados, se rebalsaron los desechos cloacales y salieron por el inodoro y los resumideros de su casa. "La red cloacal se saturó y, por la presión, salieron por el inodoro como un volcán. Quedó un alto de 20 centímetros de sedimentos cloacales", describió.
Miguel, vive en Villa Angelita, barrio que colinda con Ceferino, junto a su familia: su esposa y sus dos hijos. Su casa está ubicada a dos cuadras del río Arenales, en las cercanías del puente Blanco. "El cuadro es muy lamentable. En estos momentos (ayer al mediodía), el olor es totalmente nauseabundo", expresó el vecino.
Y agregó: "Con mi señora nos quedamos el martes hasta las 5 de la mañana limpiando y es como si no hubiésemos hecho nada, el olor persiste".
Pero eso no es lo que más le preocupa, sino las enfermedades que se pueden contagiar por la contaminación de residuos cloacales. "Tuve que mandar a mis hijos a dormir a lo de mis suegros porque está en riego su salud. Con mi señora estamos corriendo peligro de agarrarnos alguna infección al estar acá. No podemos ni comer porque vivimos descompuestos", relató Miguel.
Volver a casa
Miguel junto su señora y sus hijos se habían ido a pasar el fin de semana a lo de sus suegros. Al volver a su casa el lunes por la mañana se encontraron con el peor escenario.
"Nosotros no estuvimos en el domicilio cuando ocurrió esto. Cuando volvimos al otro día, nos dimos con este cuadro. Los dos baños, la cocina, las piezas, toda la casa estaba con desechos cloacales", comentó el vecino. Y continuó: "Perdí los colchones, el freezer, ropa y la heladera. Calculo serán más o menos 20 mil pesos".
Después de dos días de desesperación, ahora la situación mejoró, aunque no es la mejor. Miguel contó que ayer se desagotó la cámara séptica pero todavía quedan los sedimentos y eso estaría provocando los malos olores.
Sin solución
"Hoy (por ayer), todavía estoy esperando una solución por parte de Aguas del Norte. Estamos viviendo en medio de materia fecal. Vinieron desde la empresa y pudieron destrancar las cloacas, pero todavía no me mandaron la patrulla de limpieza", expresó Miguel.
Como aún no desinfectaron su hogar, este vecino todavía no puede traer a su familia porque corre peligro. "Es una desesperación ver tu casa invadida por materia fecal, es la peor imagen que te podés imaginar. Uno tiene paciencia pero a la tardanza de Aguas del Norte uno la toma como una burla. Queremos una solución ya", finalizó Miguel Ángel Aguirre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 10 meses

Creo que este señor debería iniciar acción legal contra Aguas del Norte, porque lo que le ha ocurrido es producto de la mala construcción de las cloacas y, tras la inundación, la irresponsabilidad y falta de atención de la empresa ponen en grave peligro la salud y la vida misma de esta familia. Además, corresponde que Aguas del Norte reemplace todos los bienes materiales dañados por el agua, limpiar, desinfectar y pintar la casa, ejecutar recableado eléctrico de toda la casa, revisión y reparación, de ser necesario, de las cañerías de agua corriente y de gas. Y además resarcir al Sr. Aguirre por los daños y perjuicios morales sufridos.


Se está leyendo ahora