*

Una chica aborigen recibió siete puntazos
El excesivo consumo de alcohol y el descontrol total que se produce, en especial a la salida de los locales de diversión nocturna, tiene como consecuencia siniestros viales pero también personas lesionadas como el caso de una joven aborigen residente en la comunidad Los Tobas, quien fue apuñalada por dos chicas que la atacaron a la salida del boliche "El Gigante", ubicado a la vera de la ruta nacional 34 en Tartagal.
Analía Sosa, la chica lesionada, permanece hospitalizada recuperándose de las múltiples heridas que recibió y que, por fortuna, ninguna le afectó un órgano vital.
Marta, madre de la joven lesionada, recordó que "según las amigas de mi hija, el problema comenzó adentro de El Gigante, porque mientras bailaban mi hija y sus amigas se empujaban con otras mujeres que estaban con sus maridos. Antes del ataque a mi hija ya se habían agarrado a las piñas limpias, pero la gente que estaba en el lugar las separó".
Según la humilde mujer, "cuando mi hija salió del boliche con las amigas, vinieron dos del otro grupo y una de ellas con un cuchillo comenzó a darle puñaladas. El remisero que la trajo a mi casa me contó que era total la borrachera que tenía mi hija, sus amigas y los atacantes; mi hija no se daba cuenta de que la estaban apuñalando. Si no fuera por el remisero que la alzó y la metió al auto, la podrían haber matado. No puedo creer que tomen tanto, ya que no saben ni lo que hacen", expresó.
Analía estaba con otra amiga, Cristina Yaque, quien también vive en Los Tobas. Ella también recibió algunos puntazos pero de menor consideración. Luego del ataque, el grupo de amigas subió al remise cuyo chofer evitó un homicidio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...