Este año nuevo los Medina brindarán por el imborrable recuerdo de quien partió antes de tiempo, pero no habrá celebraciones en la familia. Tal vez un abrazo en el que se encuentren para sostenerse frente al dolor de la ausencia y a la impotencia de la injusticia.
Santiago "Tatín" Medina murió el 1 de enero de este año cuando iba a trabajar, víctima de la negligencia y la irresponsabilidad de Omar Alarcón, que volvía de celebrar en avanzado estado de ebriedad (al momento del test de alcoholemia arrojó 2,3 gramos de alcohol en sangre) y se cruzó de carril e impactó de lleno el auto en el que circulaba Medina provocándole heridas que lo llevaron a la muerte.
El viernes pasado, María Josefa Medina, sus hijas Gabriela y Ana, vecinos y amigos pintaron una estrella en la ruta 11 que une Campo Santo y Gemes para recordar a Santiago. En diálogo con El Tribuno familiares de Medina pidieron celeridad en la causa en la que reclaman el cambio de carátula: "El hecho aún figura como homicidio culposo, pero estamos planteando que se modifique a homicidio simple para que esta persona (Alarcón) pague lo que hizo en la cárcel".
"Necesitamos que aquellos que nos representan en la justicia apoyen a las familias de las víctimas, les aseguro que no es fácil reconstruir y sostenerla después de un golpe tan violento", dijo María Josefa.
Mientras que sus sobrinas afirmaron: "Fue un ser noble, sin maldad y se fue dejando mucho amor en cada uno de nosotros, lo recordamos a cada momento en nuestras vidas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora