Una explosión en una discoteca de Bucarest causó ayer a la madrugada la muerte de 27 personas y dejó un saldo de 160 heridos, todos de gravedad.
Las autoridades rumanas contabilizaron 27 víctimas fatales y entre los heridos, algunos de ellos tienen más del 70% del cuerpo quemado.
"Es la peor tragedia de este tipo", dijo el secretario de Estado Interior.
Según un comunicado del Ministerio del Interior, la mayoría de quienes perdieron la vida en el incendio son jóvenes o adolescentes.
A raíz de la gran cantidad de heridos, fuentes hospitalarias rumanas indicaron que la cifra de muertos podría aumentar, ya que al menos 125 de los heridos están en estado grave.
Las autoridades tienen dificultades para identificar a las víctimas, ya que la mayoría no llevaba documentos de identidad.
"Estoy conmocionado y mi dolor es profundo tras la tragedia que se produjo en el centro de la capital. Es un momento muy triste para nuestra nación", reaccionó el jefe de Estado, Klaus Iohannis, en su página Facebook, quien expresó su "solidaridad" con las familias de las víctimas.
"Es una gran tragedia", declaró el ministro rumano del Interior, Gabriel Oprea.
Mientras que el secretario de Estado de esa misma cartera, Raed Arafat, dijo que el incendio "es una de las más grandes tragedia jamás ocurrida".
Pánico general
Alrededor de 200 a 400 personas, en su gran mayoría jóvenes, según los testimonios recogidos por la prensa local, se encontraban en el local para disfrutar un concierto de hard rock del grupo Goodbye to Gravity, que promocionaba su nuevo disco en la víspera de Halloween.
Según testigos citados por medios de comunicación locales, se produjo una explosión durante un espectáculo pirotécnico que desencadenó en el violento incendio que provocó el pánico general entre la multitud.
Todavía no fueron identificadas todas las víctimas fatales.
Gente pisoteada
Varias personas sufrieron heridas tras ser pisoteadas por la multitud que intentaba salir a toda prisa del club nocturno, mientras que otros sufrieron intoxicaciones de monóxido de carbono.
"La gente se desmayaba a causa del humo. Era un caos total, la gente se pisoteaba", declaró Victor Ionescu, un testigo de la tragedia, al canal de televisión local Antena 3.
El fuego se propagó "en un lapso de 30 segundos. La gente no lograba salir de la discoteca porque solo había una puerta de salida abierta y se produjo inmediatamente una estampida", relató otro testigo, Alain Panduru.
De acuerdo a varios medios, la segunda puerta de salida se encontraba cerrada en el momento del siniestro.
Luego del incendio fue creada una página Facebook en la que se pide a los rumanos ir a donar sangre. "Esta noche se produjo una tragedia en Bucarest. Por el momento hay suficientes reservas de sangre, pero en el futuro necesitaremos más", se lee la página.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora