*

Una fecha para reflexionar
Un día como hoy pero hace 68 años, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal deDerechos Humanos. Se trató de una toma de conciencia sobre las atrocidades que la humanidad es capaz de perpetrar contra sí misma cuando el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos se imponen, y cuando el diálogo y el encuentro entre los hombres es reemplazado por el lenguaje de la violencia, cuando la ecuación amigo/enemigo es la moneda de uso corriente para la relación entre los hombres y los Estados.
La sociedad global protagoniza hoy una época de grandes transformaciones globales. Alrededor del mundo, los cambios sociales, políticos y económicos se suceden velozmente y presentan nuevos y crecientes desafíos en lo que respecta a garantizar el pleno ejercicio de derechos.
Por ello, esta jornada deconmemoracióndel Día Internacional de los Derechos Humanos es para reflexionar sobre todo el trabajo que queda por hacer en este sentido.
Cada época trae sus desafíos y demandas que exigen de respuestas que eleven a la sociedad.
Hoy, la realidad se revela desafiante en muchos sentidos por lo que se hace necesario reafirmar el compromiso con un trabajo muy profundo, que amplíe derechos en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible que plantea la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas.
Hacia allí hay que dirigir todos los esfuerzos, tendiendo puentes de diálogo y propiciando la unión de todos los argentinos, empoderando fuertemente todo lo que tiene que ver con los derechos humanos, económicos, culturales, sociales, y por supuesto también con los postulados de Memoria, Verdad y Justicia.
Las efemérides cumplen objetivos de recordación, de homenaje, de visibilización de hechos y causas, pero por sobre todas las cosas son llamados a la toma de conciencia, al compromiso social, y esta de hoy tiene el valor agregado de ser un llamado de atención de las obligaciones con la vida que nos ha sido dada.
Es necesario llenar esta efeméride de sentido, apostando al encuentro y el respeto para fortalecer una democracia real que asegure el desarrollo pleno de las potencialidades del conjunto. Y hay que hacerlo con alegría, porque la Declaración Universal de los Derechos Humanos es un logro enorme para celebrar cada día, y con la sensibilidad para acompañar al otro, estar atentos, y tender la mano para avanzar juntos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...