En el búnker que Cambiemos montó en el predio de Costa Salguero el escrutinio exprés hizo que la fiesta por la victoria de Mauricio Macri en el balotaje creciera vertiginosamente y que tuviera su clima de mayor algarabía cerca de las 22, cuando el presidente electo subió al escenario para ponerle la cara al triunfo y el cuerpo a sus clásicos pasos de baile.
La liturgia macrista cumplió con todos sus requisitos: globos multicolores, banderas argentinas y música pegadiza fue el decorado de una gran fiesta en la que no hubo previa porque la victoria sobre el candidato kirchnerista, Daniel Scioli, se festejó, incluso, antes que llegaran los invitados.
La fiesta estalló cuando la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, después de un breve discurso, invitó a subir al escenario a Macri, y arengó al público al expresar: "Tengo el enorme orgullo de presentar al presidente de todos los argentinos". Más temprano, cuando a las 18 en punto las pantallas anunciaron que habían cerrado los comicios y algunos noticieros informaron, sin datos oficiales, que el nuevo jefe de Estado era el candidato de Cambiemos, la militancia estalló en un grito de desahogo y comenzó a cantar, al unísono, "se siente, se siente, Macri presidente". En un clima de triunfalismo que no cesó en ningún momento, tras bambalinas, en el vip dispuesto para los dirigentes más importantes de Cambiemos, hubo abrazos ganadores, escenas de llantos, y antes de conocer los resultados oficiales hasta se animaron a "apostar" cuáles iban a ser los números de la victoria. El triunfo se palpitó desde temprano: a las 18.15 subieron al escenario principal el exprecandidato presidencial por Cambiemos Ernesto Sanz; el secretario general porteño, Marcos Peña; el ministro de Gobierno de la Ciudad, Emiliano Monzó, y el legislados Maximiliano Ferraro, quienes no hablaron de números, pero reiteraron en sus discursos que estaban "contentos y felices" por los resultados.
Elisa Carrió: "Estoy muy feliz, mirando la transición, viendo un nuevo 83"
Hubo risas arriba y abajo del escenario, cuando el gobernador electo de Mendoza, Alfredo Cornejo, les pidió a los militantes que se corrieran "un poco a la izquierda" para que pudiera entrar "la gente que queda afuera". "Se siente, se siente, Macri presidente"; "sí se puede, sí se puede", "Argentina, Argentina", los cantitos más vitoreados por la militancia, que bailó al ritmo de Gilda, Ricky Martín, Los Palmeras, Rodrigo, Agapornis y Tan Biónica, las dos últimas, bandas símbolo del espíritu festivo del macrismo. El búnker vivió su momento de mayor felicidad cuando subió al escenario la plana completa de Cambiemos con Macri, Michetti, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, el jefe de Gobierno porteño electo Horacio Rodríguez Larreta, y la diputada Elisa Carrió a la cabeza.
Margarita Stolbizer: "Mañana estaré con el nuevo presidente, con mi apoyo para la etapa que viene"
"Qué emoción, tanta alegría, tanta esperanza", fueron las primeras palabras de Macri presidente, que subió al escenario con su mujer Juliana Awada y su pequeña hija Antonia, y con la voz entrecortada agradeció al electorado que hizo "posible lo imposible con su voto". Ahí nomás volvió la música y Macri se adueñó del escenario con sus típicos pasos ampulosos que fueron festejados por sus funcionarios y por el público, pero no tanto por Antonia que parecía un poco mareada sobre los hombros de su descoordinado padre. Con una estética militante distinta a la acostumbrada en los 12 años de kirchnerismo, los seguidores de Cambiemos que ingresaron con sus pulseras rosas vistieron, en su mayoría, camisas y remeras escote en V, mientras que ellas se animaron a los tacos, y mataron el tiempo bailando temas bolicheros y sacándose selfies.
Ernesto Sanz: "El primer desafío del gobierno es reconstruir la fraternidad entre los argentinos"
El pabellón 2 de Costa Salguero le quedó chico a Cambiemos, que colocó una pantalla gigante en la puerta del predio donde cientos de seguidores macristas que no lograron ingresar al lugar siguieron cada instancia de los festejos y prometieron continuar con la fiesta hasta la madrugada.
La Pachamama resultó
En relación con el ritual andino vinculado con la Pachamama que el ahora presidente, Mauricio Macri, hizo durante su última visita a Humahuaca, algunos expertos analistas habían dudado de la efectividad del ritual vinculado con los buenos augurios, pero que no habían traído “suerte” a los políticos que habían realizado este rito con anterioridad. El antecendente más cercano data de agosto de 2014, cuando los radicales Julio Cobos y Ernesto Sanz y el socialista Hermes Binner convocaron en ese mismo lugar para pedir “ayuda” en su carrera a la presidencia, algo que solo obtuvo Sanz y le duró hasta las PASO de agosto. En 2007, la por entonces dupla de Una Nación Avanzada (UNA) integrada por Roberto Lavagna y Gerardo Morales también pidieron ayuda a la Madre Tierra para llegar a la presidencia sin mucha suerte. Con los resultados a la vista, nadie podrá objetar los deseos de la Pachamama en la elección de la víspera.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


otto Brinca
otto Brinca · Hace 12 meses

cuantas cabecitas negras había festejando el triunfo de Macri? Nos gobernaran los grupos económicos, canal 13, el campo rienda libre para explotar a los trabajadores, a preparar los bolsillos para pagar el aumento del gas y la luz, esperan y veràn, los radicales NO EXISTEN solo estan para hacer daño, desde su comienzo,,, Ah por cierto no soy ni peronista ni del PO, solo un ciudadano con mucho conocimiento en cs políticas.


Se está leyendo ahora