*

Una fiesta con música y baile para la Virgen de Urkupiña
La Avenida delCarnavalvolvió a llenarse ayer de música y color. No era carnaval, pero se le parecía, porque ayer numerosas personas disfrutaron de una tarde en la que grupos musicales y agrupaciones carnestolendas y de caporales, le rindieron homenaje a laVirgen de Urkupiña. La fiesta estaba prevista para las 10, pero por problemas en la organización comenzó alrededor de las 16, en ese sitio de la ciudad, junto al Centro de Convenciones de Limache.

Hubo música ybaile. Varias agrupaciones cantaron y desfilaron a puro ritmo y color con los vistosos atuendos de los caporales. Entre ellas se destacaron agrupaciones como Illari, Raíces y Herencia, Ciudad de miel, Sangre Caporal y Achallu, entre otras.

En las butacas, decenas de familias, sosteniendo sus vírgenes o simplemente contemplando el espectáculo, participaron de una tarde de sol, y de esta gran entrada folclórica en homenaje a la Virgen de Urkupiña, para replicar la fiesta que todos los años se realiza en Cochabamba (Bolivia).

"Venimos a acompañar a familiares nuestros que bailan y es muy lindo para disfrutarlo en familia. A nosotros nos encanta participar de estas celebraciones. Yo siempre le agradezco, no sólo a la Virgen de Urkupiña, sino a todas las vírgenes, porque todas son la misma y es muy milagrosa", dijo Celina Balderrama a El Tribu no. "Yo también vengo acompañando a la agrupación Sangre Caporal y es una experiencia linda. Es el primer año que venimos y es una emoción terrible", dijo luego Mónica Fernández.

"Yo soy bailarín y siento una emoción enorme por la Virgen. Es una alegría para nosotros poder bailar y disfrutar. Se hace todo con el corazón y con el alma. Es un evento relindo porque tenemos gente que viene desde Jujuy, desde varios puntos de esa provincia y eso es emocionante", dijo Juan Suárez, del grupo Raíces y Herencia, quien participó además de la organización del festejo de ayer.
En Bolivia la festividad en honor a esta advocación mariana, celebrada el 15 de agosto, conjuga tradiciones indígenas con la solemnidad propia de los ritos católicos y una gran muestra de variedades folclóricas.
La primera imagen de la Virgen de Urkupiña llegó a Salta a la iglesia del Pilar hace doce años, traída desde Quillacollo.

En el propio génesis van surgiendo elementos propios de la cultura andina, lo que no significa que no haya nacido en un ambiente de la Iglesia católica y está muy alejado de la realidad que se trate de una devoción pagana que el cristianismo absorbió.
La denominada entrada folclórica es una ceremonia cargada de alegría que, por sobre todas las cosas, reivindica la fe de los feligreses.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...