Dos niños, dos muletas y una imagen que emociona. El protagonista de la foto es Santiago Fretes, de 10 años, fanático de Racing. Nació con una malformación genética por la cual no pudo desarrollarse su pierna derecha pero que no le impidió, sin embargo, crecer en el sentido más valioso, el de la solidaridad. El sábado, durante la despedida de su ídolo, Diego Milito, utilizó una de sus muletas para superar un muro y ver la vuelta del Príncipe mientras que a la otra se la prestó a un amigo para que también fuese parte, aunque detrás de la pared, del homenaje al delantero.
"Es mi amigo de la cancha pero no sé cómo se llama", dijo Santiago, tan fanático de Racing y Milito como del fútbol, sobre el niño que lo acompañaba. Santi es un eximio futbolista, pisa y toca la pelota de manera asombrosa. "Casi siempre vengo a ver a Racing. Le di la muleta al otro chico porque es mi amigo", dijo y recordó el momento de la foto: "Estábamos viendo que Milito estaba dando la vuelta y lo queríamos saludar".
"A veces juego con la diez y a veces con la once. Me dicen que soy uno de los más rápidos", contó uno de los protagonistas del fin de semana, y se refirió a Milito: "Es mi ídolo, igual que todos los de Racing. Estuvo re bueno cuando se apagaron todas las luces del estadio", dijo Santi respecto de uno de los momentos más emotivos del homenaje al delantero de la Academia.
La imagen que se hizo viral fue tomada por Sabrina Bonomo, la mamá de Santiago, quien contó al diario El Argentino (Zona Norte): "Santi va con la pelota a todos lados. Con ese nene son amigos de la cancha. No sabe ni cómo se llama, pero siempre juegan. Los pibes ni miran el partido, es un mundo aparte lo que hacen ellos. Son como 20 pibitos detrás de esa pared de casi un metro setenta. Santi hace rato que se trepa así cuando se le va la pelota o para mirar. El otro nene estaba a los saltos para llegar, entonces él le dio la muleta. Me emocioné y saqué la foto. Y al mismo tiempo pensé, ¡cuidado con las muletas, es el único par que tenemos!".
La promesa incumplida
El año pasado se difundió un video que provocó una ola solidaria. Alguien vio a Santi jugando en la cancha de Racing, tras el ya famoso muro, lo filmó y lo subió a las redes. Entonces fueron muchas las personas que se comunicaron con sus familiares para ofrecerle ayuda. El caso del joven no es sencillo: necesita una prótesis especial que le fue prometida pero que nunca llegó.
"Comenzó a utilizar una prótesis, pero era demasiado pesada para él, en el medio me quedé sin trabajo, por lo que nos quedamos sin obra social. Continuamente le repetíamos que el no era menor que nadie, y que tenía que moverse con la mayor naturalidad para que el día de mañana no tenga que depender de otra persona. Nunca se puso mal por la situación, y tan solo una vez se preguntó porqué no tenía sus dos piernas", explicó Sabrina en declaraciones recogidas por el sitio Resumen.
La mamá de Santiago luego habló de una esperanza que sigue vigente pese a que todo parece olvidado: "En medio de la oleada de ayuda, llegó un llamado del Ministerio de Salud de la Nación para anunciar que se harían cargo de la prótesis. Las donaciones ya no hicieron falta, pero comenzó la burocracia de turnos y trámites. No es una prótesis que se coloca así nomás, es algo que lleva tiempo, hay que hacer una cirugía. Se demoraron mucho los turnos, cambió el gobierno y chau, quedamos en la nada", lamentó Sabrina quien ahora, con la imagen que conmovió a todos, espera que las autoridades puedan ayudar a Santi.
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Papacho Salteño
Papacho Salteño · Hace 6 meses

Pequeñas, GRANDES cosas de la Vida. Que grande Santiago. Mis respetos


Se está leyendo ahora