Una tormenta de piedras de hielo asustó a los rosarinos este viernes en horas de la tarde. Lluvias y tormentas afectaron a esta región del sur salteño, que estuvo acompañada de una caída de granizo.
El alerta del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) advertía la presencia de granizos aislados en toda la región sur de Salta y el pronóstico resultó cumplido.

En Rosario de la Frontera, las piedras cayeron entre las 16 y las 17. Fueron muchos los que abandonaron sus casas y lugares de trabajo para salir a guardar el auto, ponerlo bajo techo o protegerlo con frazadas o cobertores.

Algunas barriadas de la ciudad, como el Hipólito Irigoyen, quedaron "salteadas" de blanco por algunos minutos, hasta que las piedras se fueron fundiendo con el pavimento.
Desde temprano, el área de Defensa Civil de municipio rosarino venía monitoreando esta nube convectiva. "Esta vez el fenómeno se dio muy rápidamente. Pero en el caso de una tormenta que implique el riesgo de una granizada más severa se va a alertar a la población", aseguró Gustavo Sajarevich, responsable de Defensa Civil de la Municipalidad de Rosario de la Frontera.

La posibilidad de que el municipio emita avisos de corto plazo es importante porque los alertas del SMN son generales, suelen alcanzar a varias provincias y muchas veces no se concretan. En realidad, lo que se advierte es el riesgo o probabilidad de granizo, con la excepción de los avisos de muy corto plazo del SMN, que son más precisos.

Las condiciones climáticas mejorarían durante el transcurso de la semana. Cabe mencionar, además, que el fenómeno afectó principalmente a las localidades de Rosario de la Frontera, Metán y Campo Quijano pero no se registraron mayores inconvenientes ni personas evacuadas.
Sorprendidos

Es el caso de Ana Delgado, vecina del barrio Hipólito Irigoyen. "Estábamos con mi familia en nuestra vivienda cuando repentinamente escuchamos unos estruendos fuertes y al salir al jardín de la casa observamos la impresionante granizada que se desató por unos minutos", expresó a El Tribuno la vecina. "Mi esposo atinó a salir a la calle para ingresar el auto al garaje, ya que eran de grandes proporciones las piedras que caían sobre el barrio", agregó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora