"El ruido fue ensordecedor", según el relato de los vecinos del barrio Mosconi. Wilson Casasola, un joven de 31 años, tiró el balde y los trapos con los que lavaba su auto y corrió hacia su casa. En otra vivienda, Yanina Olmos, de 14 años, tomó en brazos a su gata Dana; y su hermano Marcos hizo lo mismo con su perro. Ambos, desconcertados, salieron en segundos a la calle.
Elvira Escalante, otra vecina, quedó atónita ante ese estruendoso sonido. De inmediato, se subió a su terraza para ver qué había sucedido. Allí, clavó la mirada hacia el norte, hacia un terreno donde se construyen viviendas sociales, y vislumbró una polvareda. Pronto, el olor a gas se empezó a propagar.
"¡Hay pérdida de gas!", alertaron los residentes de las calles YPF, San Millán, Sampieri y Samson. En segundos, la mañana de Pachamama se perturbó ante las sirenas de las ambulancias, patrullas policiales y autobombas.
Minutos antes de las 11, una retroexcavadora de la empresa Incovi, contratada por Obras Públicas de la Provincia, ejecutaba trabajos de nexo de cloacas para una nueva urbanización en la zona norte de la capital salteña. La máquina rompió un gasoducto de alta presión y tal incidente se hizo sentir en todo el barrio Mosconi.

12 afectados

Los primeros llamados a la central del Sistema de Emergencia 911 se recibieron a las 10.48. Otros vecinos optaron por comunicarse al 105, ya que aseguraron que no podían contactarse.
Más cerca del mediodía, tres manzanas ya habían sido evacuadas, como lo establece el protocolo ante pérdidas de gas. El secretario de la Subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Municipalidad, Nicolás Kripper, dijo a El Tribuno que también se dio aviso a otras familias de cuadras cercanas.
El Samec atendió a 12 personas, ninguno de gravedad. En las cinco ambulancias que se desplazaron hasta el lugar, se atendieron a diez adultos y dos niños. Solo uno de ellos arribó con hipertensión y dificultad respiratoria pero no debió ser hospitalizado. El resto de las intervenciones se debieron a cefaleas y mareos. El servicio informó que trabajaron allí 17 personas.

Los evacuados

Los vecinos, con niños en coche, mascotas en brazos y hasta con colchas se concentraron en las esquinas, detrás del cordón preventivo que se montó en la zona. Varios de ellos aseguraron que se autoevacuaron y que hubo demoras en la llegada de los móviles de seguridad y emergencia. Un par de hombres, sin ponerlos en marcha, empujaban sus automóviles para sacarlos de esa área.
Nadie les indicaba a los evacuados un punto concreto donde instalarse, solo les decían que en horas podrían regresar a sus hogares.
Cuando El Tribuno recorrió el lugar, por las calles de esa barriada ya había varias ambulancias, socorristas con camillas en espera, autobombas de los bomberos y patrullas de la Policía y de Prevención y Emergencia municipal, entre otros.

Cortes de calle

El operativo de seguridad incluyó la restricción de vehículos por distintas áreas, como en la avenida Reyes Católicos a la altura de Chachapoyas y se suspendió el servicio del tren urbano Güemes-Salta.
El lugar del incidente está ubicado cercano a la avenida Constitución y Samson. La retroexcavadora quedó en el lugar del incidente, mientras seguía el zumbido. Al llegar, operarios de Gasnor se abocaron a soldar la tubería.
"Justo fue a la hora de cocinar", lamentó Hilda de Aramayo. La mujer esperó, apostada sobre una pared, poder volver a su casa
A la tarde, la situación ya se había normalizado.

¿Y los planos?

“¿Cómo puede ser que ocurra este incidente? Las constructoras deben trabajar, revisar los planos de gas antes de realizar excavaciones”, cuestionó Sergio Escalante, uno de los vecinos que salió a la calle durante la pérdida de gas.
Desde la empresa Gasnor se recordó que, además de solicitar los planos, las empresas deben dar aviso de la interferencia para que personal de la distribuidora los acompañe. Los operarios de Gasnor debieron cambiar un tramo de ese gasoducto. Dijeron que no fue necesario cortar el servicio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Walter LUNA
Walter LUNA · Hace 1 mes

Gracias a Dios, a la celeridad de Gasnor y a la Seguridad provincial y municipal, dada la ubicación de la rotura y de una conducción de este tipo, y características, no fue una tragedia.

Se está leyendo ahora