Cayó la noche y las fuerzas de Seguridad continuaban con la búsqueda de los prófugos de la cárcel de máxima seguridad de General Alvear. Las rutas nacionales del Gran Rosario y de Santa Fe estaban siendo controladas por la Gendarmería Nacional y personal de la policía provincial, que realizaban un megaoperativo para tratar de ubicar a los prófugos del triple crimen de General Rodríguez.
El despliegue de efectivos y fuerzas de seguridad para atrapar a los sujetos llama la atención en la opinión pública, poco acostumbrada a este tipo de episodios, donde los delincuentes van ganando terreno en la frenética cacería con rastreos por tierra, búsquedas aéreas y hasta con francotiradores. Sin dudas se trata de la mayor búsqueda de delincuentes en la historia criminal del país. Y los hermanos Lanatta y Schilacci parecen estar plenamente al tanto de este dato que no es menor, ya que no se puede desconocer que el escape ha burlado exitosamente todo tipo de controles. Nada hace pensar que se entregarán y que al momento de ser acorralados, si es que finalmente así sucede, venderán a sangre y fuego su libertad.
Pero esta enigmática fuga ya tiene su lugar en la historia criminal del país y se puede comprar con otros casos de famosos delincuentes que también concitaron la atención de la opinión pública nacional, como el caso del "Petiso orejudo", el primer asesino múltiple de la historia nacional que se crió en un conventillo de Buenos Aires. Hijo de inmigrantes calabreses, raquítico y bajo de estatura, cuando la Argentina festejaba su primer centenario, Cayetano Santos Godino tenía 15 años y se dedicaba a matar niños en su temprana infancia.
O también el caso de Carlos Robledo Puch. Quienes lo conocieron, aseguran que no había mucho que decir de quien a los 20 años se convirtió en el serial killer de la Argentina. El primer asesinato lo perpetró contra el encargado de un negocio de repuestos. Entró de noche y lo baleó dormido; al cabo de un año había matado a once personas. Por aquellos días, en 1972, los periódicos le dedicaba cinco páginas a diario.
En el listado también se puede incluir a María de las Mercedes Bernardina Bolla Aponte de Murano, más conocida como Yiya, pasó a la historia como la envenenadora de Montserrat. Entre febrero y marzo de 1979 fallecieron tres de sus amigas. Se realizó una autopsia y encontraron cianuro en las vísceras. La policía ató cabos y ese mismo año condenó a Murano a prisión preventiva y a cadena perpetua.
Otro de los históricos es el clan Puccio. Una familia que vivía en el partido bonaerense de San Isidro, tenían una casa de piezas náuticas y un bar. Arquímedes, el padre, era contador y llegó a ser vicecónsul. Cuando comenzó a irle mal en los negocios, pensó en utilizar la red de contactos del rugby como puerta de salida de la crisis, secuestrando a jugadores y familiares. En 1982,lideró una banda junto a sus hijos.

camioneta34.jpg

Cómo comenzó la última huida
El fiscal federal Jorge Di Lello pidió abrir una causa para que se investigue si organizaciones del narcotráfico brindan apoyo a los tres evadidos para mantenerse prófugos y el requerimiento recayó en el juez federal Sergio Torres. Di Lello explicó que el magistrado dispuso allanar tres viviendas en la zona rural de la localidad de San Carlos, en el departamento Las Colonias, al sur de la capital santafesina, los cuales dieron resultado negativo.
Sin embargo, cuando finalizaban estos procedimientos, efectivos de Gendarmería que se retiraban a bordo de una camioneta Citro‰n Berlingo blanca, advirtieron la existencia de un rancho con un pequeño galpón y decidieron ir a ver. De entre los pastizales, salieron tres hombres que los atacaron a balazos e hirieron en el pecho y en una pierna al cabo Walter Aguirre (21). Los prófugos escaparon en el utilitario de los gendarmes por caminos paralelos a la ruta 6, que une a las localidades de San Carlos sur y Gessler, donde se montó un operativo de búsqueda. Mientras tanto, al lado del rancho se encontró la Renault Kangoo color gris, patente NCA960, a nombre de Elvira Susana Martínez, la ex suegra de Christian Lanatta.
Luego, entre las 9.30 y las 10, se produjo un nuevo enfrentamiento en la localidad de San Agustín, departamento de San Jerónimo -cerca de Coronda-, cuando quienes iban a bordo de la Berlingo blanca evadieron un control de Gendarmería en un camino vecinal cercano a la autovía 19, que une Santa Fe con Córdoba. Allí, los prófugos mantuvieron un segundo tiroteo desde su vehículo con gendarmes en el que resultó herido el comandante Mario Valdez(44).

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Luciano Perez
Luciano Perez · Hace 10 meses

Patricia contrata a ISIS te va a salir mucho mas barato .

gio vergara
gio vergara · Hace 10 meses

Que inútiles los gendarmes por favor!!!!!!


Se está leyendo ahora