Una cooperativa de mujeres dedicada al reciclaje de residuos apuesta al desarrollo del sector en los Valles Calchaquíes. Se trata de una iniciativa que nació de la mano de un grupo de desocupados en búsqueda de un sustento genuino para sus familias, pero que también persiguen fines ambientales.
Así lo manifestó Mónica Bais, miembro de la institución: "Al tratarse de una zona turística y productiva se generan muchísimos desechos que afectan profundamente el ambiente. Esta problemática puede paliarse con la aplicación de una recolección de tipo diferenciada (materiales reciclables) y es una buena oportunidad para desarrollarnos laboralmente".

Lic. Silvia Miguel, especialista en cooperativismo: 'La base del éxito de una cooperativa es la consciencia cooperativa de sus miembros, el compromiso y responsabilidad. Deben capacitarse, además, en todos los aspectos de gestión'. Lic. Silvia Miguel, especialista en cooperativismo: 'La base del éxito de una cooperativa es la consciencia cooperativa de sus miembros, el compromiso y responsabilidad. Deben capacitarse, además, en todos los aspectos de gestión'.

A pesar de los escollos que en esta etapa debe enfrentar la Cooperativa de Trabajo Reciclaje Valle Calchaquí Limitada, los integrantes, ocho mujeres y dos varones, se mostraron entusiastas. "Estamos viendo que de a poco las bodegas, supermercados y otras empresas van tomando conciencia sobre la importancia de sumarse a un trabajo mancomunado y nos están facilitando los desechos reciclables. También desde la comuna, que destinó un día a la semana, los Ecojueves, en que se recolectan los residuos de este tipo, que los vecinos depositan en bolsas", puntualizó Bais.
Este año la cooperativa obtuvo la explotación del vertedero. Eso implica la disposición de los desechos reciclables para su comercialización y la utilización de maquinaria. El trabajo es arduo. Comienza todos los días a las 8 y termina después de las 13. Algunas veces se extiende varias horas más, ya que cuando la basura no está diferenciada la tarea se torna engorrosa. Es ahí, donde reside la necesidad de generar conciencia en toda la comunidad vallista, para facilitar la tarea.

Trabajo conjunto
Con un emprendimiento de este tipo, que nació y contó con el único capital de querer salir adelante, es necesario un trabajo conjunto para alcanzar el éxito. "El ingreso que obtenemos está lejos de ser el ideal, pero apostamos al futuro", dijo Bais.
Al impulso de estos jóvenes de vallistos se suma la buena predisposición del consorcio a cargo del vertedero, la Municipalidad cafayateña y un fletero local.
Datos
* Del Consorcio participan Cafayate, San Carlos y Animaná. Los residuos se depositan en un predio ubicado a 5 km de Cafayate y a unos 400 metros de la ruta 40.
* Cafayate con más de 15.000 habitantes sumado al flujo turístico en temporada alta, aporta el 75% de volumen de basura, el 14% San Carlos y el 11% Animaná.
* De la factura de la electricidad que consumen las maquinarias de reciclado se hace cargo el consorcio. La misma pasó de $10.000 a $14.000, por la suba del servicio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia