*

Una importante muestra de fortaleza
Ayudada por una extraña citación judicial en la causa por el dólar futuro, Cristina Kirchner hizo ayer una contundente demostración de fuerza en el momento más crítico de su vida política.
La expresidenta no solo reunió a una gran cantidad de personas en Comodoro Py para apoyarla, sino que logró algo mucho más valioso para sus intereses: pese a estar imputada en dos causas, la expresidenta anunció su vuelta a la política activa y se ubicó como la principal opositora al gobierno de Mauricio Macri.
Cristina, que habló varias veces del Panamá Papers pero ninguna de la detención de Lázaro Báez y Ricardo Jaime, adjudicó la captura de Milagro Sala a una campaña política. El solo hecho de no haber denunciado lo mismo en los dos casos anteriores demuestra que la expresidenta está consciente de la cantidad de pruebas que sustentan esas acusaciones.
La compleja situación judicial del empresario K es para Cristina una bomba de tiempo, ya que en esa causa hay varias personas que podrían terminar disparando para arriba en una eventual declaración como arrepentidos. Imputando a la exmandataria en la causa por la venta del dólar futuro, en la que ni los denunciantes la habían señalado, el juez Bonadío colaboró para darle a Cristina un escenario perfecto de victimización ante los ojos de la opinión pública. Los problemas procesales de ella no están ahí, sino en el escándalo por lavado de dinero y en la causa Hotesur. La convocatoria a la conformación de un "gran frente ciudadano" opositor al macrismo fue la explicitación de que el kirchnerismo necesita sumar a sectores hasta ahora no kirchneristas tras la falta de apoyo en el PJ. Ayer, mientras se transmitía el acto de Cristina casi en cadena nacional, eso fue inocultable: no se vio en los Tribunales a ningún gobernador ni referente importante del justicialismo, y ese lugar fue ocupado por dirigentes como Julio de Vido, Hebe de Bonafini, Axel Kicillof, Guillermo Moreno, Eugenio Zaffaroni o Martín Sabbatella. Aprovechando la enorme disparada inflacionaria que padece la Argentina, Cristina buscó en todo momento forzar una comparación sobre la economía de su gestión y la de Macri. Curiosamente, ese puede terminar siendo un terreno fangoso para la líder del Frente para la Victoria, ya que la mayoría de la opinión pública adjudica al gobierno anterior la culpa por los problemas económicos actuales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...