La Fundación Espacios despidió el año esta noche con una imaginaria vuelta al mundo que un elenco con más de 150 niños, jóvenes y adultos llenó de colorido, ternura y emoción en el teatro del Hogar Escuela.
La recorrida empezó al son de los tambores en Africa, siguió con un carnavalito en Bolivia y llegó hasta Canadá con una coreografía country. La Vuelta al Mundo en 60 minutos continuó por Estados Unidos con el febril ritmo del rock, tuvo una melodiosa escala en Hawai y llegó a las tierras de las mil y una noches con el encanto de la danza árabe. Luego vinieron Italia (con la alegre Tarantela); Brasil (con una colorida alegoría carioca), Colombia (al ritmo de la cumbia sabanera) y el retorno a Argentina (a puro folclore). El telón final cayó con todo el elenco en el escenario y el auditorio completo convertido en un coro con "Somos Uno", una profunda canción que atravesó fronteras con Abel Pintos y Axel a duo.
Y aún esperaba otro memorable broche. Una joven mamá, con su pequeña en brazos, pidió la palabra y agradeció al plantel completo de la Fundación por la dedicación y esfuerzo que ponen con su pequeña y con tantos otros niños especiales día tras día. La emoción estalló en el Hogar Escuela en reconocimiento a la labor de María Victoria Val y los equipos profesionales de la asociación civil que contiene y asiste a niños, adolescentes y adultos con dificultades cognitivas.
La institución, que tiene su sede en Zuviría 552, brinda asistencias terapéuticas en las áreas de psicopedagogía, psicología, neurorehabilitación, fonoaudiología y trabajo social. También cuenta con un equipo de profesional de apoyo para la integración de los chicos en las escuelas comunes.
Todos, incluidos el personal auxiliar y los talleristas de la Fundación trabajaron a destajo, junto a muchos padres y familiares, para que el festival de cierre tuviera brillo y saliera perfecto. El buen sonido aportado por la gente de Génesis también ayudó a que La Vuelta al Mundo en 60 minutos fuera memorable.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora