Un niño de apenas 8 años fue rescatado por la policía cuando estaba atado con una soga y alambres de púa a una ventana "para que no se escape". El hecho causó indignación en la comunidad y la Justicia dispuso que la madre del menor quedara detenida y que el pequeño y sus hermanos reciban asistencia.
En horas de la mañana del lunes, un llamado anónimo alertó a la policía de Santiago del Estero sobre el hecho. Una mujer tenía, desde hace diez días, a su hijo de 8 años atado.
La policía llegó al lugar y constató el caso. El menor se encontraba sujetado por la cintura con una soga, y ésta a su vez enganchada con alambres de púa a una ventana. Se entrevistaron con la madre del niño y le pidieron las explicaciones del caso. Ésta afirmó que lo hizo "para que no se escape". La precaria vivienda se encuentra ubicada sobre Ruta 6, a la altura de la localidad Puente La Dormida, donde reside la mujer (43) junto a sus tres hijos, de 4, 6 y 8 años.
Los efectivos policiales consultaron con la jueza del Crimen de turno, Lucrecia Martínez Llanos, quien dispuso que la madre de los menores sea trasladada a la Comisaría 1ª del Menor y la Mujer, acusada del supuesto delito de "privación ilegítima de la libertad".
Los menores fueron trasladados a Sanidad Policial para un correspondiente examen médico y establecer su estado de salud.
El argumento
"Para nosotros era una solución, porque él se iba al río y había mucho peligro ... unos días hasta que venga el hermano mayor, porque sólo a él le hace caso", fue la explicación que dio la tía del menor, hermana de la madre del menor. "El se iba al río, subía al puente y teníamos miedo de que se caiga y le pase algo malo", agregó.
"Para mí han exagerado mucho, porque lo vieron atado pero estaba bien, se alimentaba y lo bañábamos", dijo la mujer tratando de justificar la acción.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...