Sacarles los teléfonos celulares y demás dispositivos electrónicos a los hijos es un castigo que aplican comúnmente todos los padres. Sin embargo, esta madre estadounidense fue mucho más lejos en su intento por controlar la adicción a las redes sociales de sus hijos.
En el video, que se volvió viral en Internet, se ve a una estadounidense identificada como una "madre del sur" que, escopeta en mano, denuncia "los efectos que tienen las redes sociales" en sus hijos, "su desobediencia y su falta de respeto" para, acto seguido, apuntar su arma contra un iPhone colocado sobre un tronco a unos metros de distancia.
Con una puntería perfecta, la desesperada madre hace volar el celular en pedazos, mientras pide al hombre que graba el "sacrificio" del aparato que coloque de nuevo las piezas en el tronco. "También reivindico mi papel como padre de familia", señala la mujer, agregando seguidamente: "Me niego a ser ofendida, me niego a ser desobedecida".
La cámara enfoca también a tres jóvenes que parecen ser sus hijos dos chicos y una chica que parecen incrédulos ante la actitud que tomó su madre. "La vida de mis hijos es más importante para mí que cualquier aparato electrónico en esta Tierra. Me niego a que sean influenciados de manera negativa, a que se pongan en contacto con gente que no conocen, y a que tengan problemas en la escuela por usar el móvil", continúa.
Al final del video que, paradójicamente, fue compartido a través de las redes sociales, la mujer vuelve a disparar su escopeta, destrozando aún más lo que queda del teléfono, para luego rematarlo con un mazazo antes de gritar: "¡Ya he terminado!".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 7 meses

Una Mamá con todas letras. Y de armas tomar. Todo mi respeto para ella, haciendo mías cada una de sus ideas. El uso indiscriminado de todos estos aparatejos, está anulando las mentes, el razonamiento, la memoria y hasta en muchos casos, los sentimientos. En ninguna mesa familiar, hay menos de dos o tres opas, pendientes del mensajito, siendo del caso apuntar, que nunca se podrá saber las miles de muertes por año, provocadas directa o indirectamente, por quienes estuvieron más atentos al "celu", que al volante, la terapia, la vigilancia y todos los "etcétera" que cada cual imagine.


Se está leyendo ahora