Una madre haría lo que fuera por sus hijos, así lo ha demostrado Jackie, una mujer de 28 años que tuvo que fracturarle 300 veces la pierna izquierda a su hija. Para la familia de Michigan, EE.UU., no fue nada fácil todo esto. La pequeña Elsie nació con una extraña discapacidad que hizo que su cadera no se formara como debía. Los médicos buscaron la forma de corregir sus huesos, pero la única manera en que eso iba a ser posible era si alguien le hacía 3 fracturas diarias durante 4 meses.
Si la madre no le quebraba la pierna 3 veces al día mediante un sistema de tornillos, los médicos tendrían que amputársela. Jackie decidió aceptar la tarea para que su hija pudiera desarrollarse bien.
La pierna izquierda de la niña sólo había crecido hasta la altura de su rodilla derecha, por lo que los médicos intervinieron y la extendieron hasta que llegó al nivel normal.
Aparte de eso, los doctores reconstruyeron su cadera, el tobillo y la rodilla. Para concluir el tratamiento, la madre debió activar de manera manual el sistema mecánico que separaba el fémur de la tibia.
El proceso era doloroso, pero Elsie logró resistir y demostró ser un chica muy valiente.
Elsie estuvo medicada todo lo que duró el tratamiento. De no haberle dado sedantes, la pequeña habría sufrido demasiado cada vez que le fracturaban la pierna. Sin embargo, aún dándole medicinas, el procedimiento fue doloroso y Jackie se sentía desesperanzada al ver a su hija sufrir.
Afortunadamente todo resultó perfecto y la pierna pudo estabilizarse en la longitud que se esperaba.
Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora