"La burocracia le quitó la oportunidad de recibir atención oportuna" es la conclusión que Karina Pacheco, mamá de Francisco, expuso en una charla con El Tribuno en la que relató las peripecias por las que debió pasar con su hijo discapacitado que, lamentablemente, falleció el 22 de este mes.
Francisco tenía 6 años, padecía un retraso madurativo y en el último tiempo presentó algunas disfunciones neurológicas por las que lo internaron en una clínica privada de la ciudad de Orán.
Los profesionales ordenaron su derivación a Salta el pasado 21 para que se le hagan estudios pediátricos con equipos específicos en neurología.
Para esa derivación, su madre hizo todas las gestiones ante el Instituto Provincial de Salud (IPS), pero no logró ni el traslado en ambulancia ni en vuelo sanitario.
"Mi hijo se había descompensado y salí desesperada a pedir la ambulancia del IPS que nunca llegó. Orán no dispone de ambulancia para trasladar casos de urgencias. Los funcionarios de la obra social y todo su sistema terminaron con la vida de mi nene", dice angustiada Karina.
Según relató la mujer, fue una empleada de la obra social quien le expresó que no podrían hacer la derivación porque no había personal, ni médico auditor.
"Sentí que la cara me explotaba. Justo pasó un guardia y le pedí por favor porque mi hijo se podía morir, por lo cual él decidió ir a casa de la empleada que hace la derivación y buscarla. Yo esperé, pero el guardia volvió sin respuesta favorable", contó.
Karina dice que preveían llamar una ambulancia de Salta, lo que significaba 3 horas de viaje hasta Orán, más 3 horas de vuelta y una más en detalles, en total unas 7 horas. "Eso era demasiado para Francisco, pero igual no había ambulancia disponible".
La madre insistió tanto que le prometieron un avión (previo presentar garantes, porque el IPS no cubre la totalidad) para el miércoles 22 a primera hora, pero Francisco se descompensó a las 2 de esa mañana y falleció.
"A las 7.05 y con los trámites del velorio realizados, llamé como la mamá de Francisco Ramírez, el niño que esperaba la avioneta y me interrumpen diciéndome que aún no habían recibido el fax de autorización, por lo que de inmediato les aclaré que mi hijo había muerto y que cancelaran todo". Karina dice sobre ella y otras familias que "no hay que perder los hijos. Deseo que abramos los ojos y que nadie pase el sufrimiento, la humillación y la impotencia que yo pasé. Me tocó perder a mi hijo; quiero decirles a las autoridades que se llevaron gran parte de mi vida; mi familia está destruida", y remarcó que realizó las denuncias para que situaciones como estas no se repitan.

La obra social aún no explicó

Sobre la denuncia de Karina Pacheco, El Tribuno intentó comunicarse con autoridades del Instituto Provincial de Salud para conocer detalles relativos a las derivaciones y coberturas en casos como el del pequeño Francisco Ramírez.
La única respuesta fue a través de una secretaria, quien indicó que la doctora Gladys Sánchez, gerenta de Seguro Social del IPS, ya estaba en conocimiento de la situación (se pidió derivación el 21, pero el niño falleció en la madrugada del 22) y pidió a la Delegación de la obra social de Orán la documentación correspondiente, para informarse de las gestiones en torno a este caso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora