El clima y las intensas lluvias obligaron a concluir la zafra de Tabacal Agroindustria el pasado sábado 5 de diciembre, y en la tradicional misa de cierre se celebró que haya sido un año en paz y sin interrupciones.
Fue el presidente de la compañía, Hugo Rossi, quien agradeció a los trabajadores y a las familias el esfuerzo sostenido en tantos meses: "Todos somos Tabacal", expresó y mencionó que tan importante como las exigentes auditorías fue el compromiso realizado por todos y cada uno de los trabajadores, los que permitieron que se implementaran con éxito iniciativas de seguridad, de higiene, de calidad y de procesos.
Unas 1.600 personas participaron del oficio religioso de los sacerdotes Horacio Urbano y Darío Billordo, tras lo cual Rossi hizo un balance en el exterior de la iglesia Señor y Virgen del Milagro de Tabacal.
Reconoció que empresa y trabajadores pusieron cada uno lo mejor desde su lugar y que, codo a codo, defendieron la dignidad del trabajo y el salario, lo que condujo a que se pueda en 2015 celebrar una zafra sin interrupciones y en paz. "Hubo reclamos justos, en forma positiva" destacó, para también subrayar que esto marca una nueva forma de comunicación donde es posible escucharse y entenderse.
Los resultados
Describió los problemas que las últimas lluvias, entre 90 y 120 mm, produjeron en ciertas zonas de cosecha y el colapso de los terraplenes de Río Blanco y Cedro Solo. El resultado fue el fin de la zafra en la mañana del 5 de diciembre, con volúmenes que no son satisfactorios para la compañía. Este año se procesaron casi 2,5 millones toneladas de caña, un número levemente superior al del año pasado, pero insuficiente. "Cuando comenzamos esta zafra, esperábamos una proyección mejor. Aunque los resultados están lejos de los esperados, tanto por el volumen producido como por la situación de precios de quebranto en la industria azucarera, nosotros seguimos mirando al futuro con esperanza", cerró.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia