"Señor, ¿puede llamar al 911, por favor? Una mujer tocó la puerta de mi casa, me dejó a su bebé y salió corriendo", le dijo con desesperación a un vecino una mujer embarazada, que había llegado corriendo hasta una esquina del barrio Finca Independencia, el domingo por la noche.
Eran las 22.30, Raúl González, de 59 años, estaba cenando con su familia fuera de su carpintería, en la vereda de la calle Alem 189. Muchas familias de la zona tienen esa costumbre.
Dos mujeres pasaron por la cuadra. Una primero y la otra después. La segunda estaba embarazada e iba acompañada de su hijo, un chiquito de unos 5 años y, además, tenía un bebé en brazos. "Estaba muy nerviosa porque la otra mujer, la mamá del bebé, había salido disparando, o sea corriendo, escapando y le dejó al bebito, entonces me pidió que llame a la Policía", relató González a El Tribuno.
Inmediatamente la esposa y una hija del vecino llamaron al 911. El bebé lloraba y nadie podía calmarlo. Raúl intentó darle una mamadera, de su nieto, con leche pero no hubo caso.
Un móvil policial arribó al lugar a los 30 minutos y la mujer y los niños subieron al patrullero y fueron llevados hasta la comisaría 10.
"Antes de que llegara la Policía, la mujer me contó que vive en el barrio Democracia y que la señora con un bebé en brazos le tocó la puerta y le pidió un espacio para cambiarle el pañalcito al chiquito. Parece que estaba bajo los efectos de alguna sustancia. La mamá del bebé sería de villa Lavalle y le dejó el bebé y comenzó a correr", sostuvo González, quien trabaja en su taller de carpintería desde hace 40 años y es padre de siete hijos, y además tiene 14 nietos, varios de ellos muy pequeños.
"Estamos preocupados, mal. El bebé no quería la mamadera. Vivir la situación nos dolió", expresó el hombre.
Desde la comisaría 10 informaron que a las 23.10 recibieron una alerta vía radial y efectivos del sector 9, que patrullaban la zona, fueron desplazados a verificar el aviso sobre un bebé abandonado en la calle Alem al 180.
"Una mujer y también su padre declararon que la mamá del bebé les había tocado la puerta de su casa y trataba de retirarse. Se la veía inestable, como si hubiera consumido alcohol o estupefacientes. Ellos la llamaban, le gritaban pero no reaccionaba y seguía su camino", informaron fuentes que trabajan en el caso.
Ambos, padre e hija, fueron llevados en un patrullero a recorrer los barrios Finca Independencia, Santa Cecilia, villa Lavalle y otros aledaños en búsqueda de la madre del bebé, pero no la encontraron. Su paradero era un misterio.
En buen estado de salud
La Asesoría de Menores e Incapaces en turno dispuso que el bebé abandonado sea examinado por un médico y trasladado al Hogar Cuna. Interviene en el caso la Secretaría de la Niñez y la Familia.
Un médico revisó al pequeño en la salita de villa Lavalle. Afortunadamente goza de buen estado de salud.
La madre apareció
Ayer por la mañana, una mujer se presentó en la comisaría de villa Lavalle. "Dijo que buscaba a su hijo, que lo había perdido. Dio versiones contradictorias y nada convincentes acerca de lo ocurrido", explicaron fuentes ligadas al caso.
Tras la presentación de la progenitora, la Asesoría de Menores en Incapaces dispuso la realización de una serie de exámenes ambientales en la vivienda de la mujer y que ella se presente hoy en Ciudad Judicial. Posteriormente, se analizará si corresponde que el pequeño sea restituido a su madre.
El flagelo de la adicción
Zona sudeste
Hace cuatro años había un 32% de consumo de drogas en jóvenes. Actualmente, ese índice asciende al 87,4%, según un estudio.
Ayuda
"La madre del bebé caminaba inestable. No reaccionaba cuando le hablaban, pero no se puede criminalizarla. Necesita ayuda", dijo una vecina.
Búsqueda
La progenitora se presentó en la comisaría de villa Lavalle. Dijo que buscaba a su bebé. La Justicia resolverá si hay una revinculación.
Bebés y niños que quedan solos
"Lamentablemente, los casos de bebés y niños que son abandonados durante una noche o dejados solos en sus casas son recurrentes. En la mayoría de los hechos, los padres los dejaron por ir a beber con amigos o asistir a boliches bailables. La Justicia termina entregándoles de nuevo al chico. Siempre es así", informaron fuentes policiales.
El caso de la beba de Bº Fraternidad
Otro caso de una beba abandonada conmovía a miles de salteños en junio pasado.
Camila es el nombre que le puso su mamá biológica cuando nació en el Hospital Materno Infantil. Dos días más tarde, la dejó en una vereda del barrio Fraternidad, también en la zona sudeste de la capital.
La pequeña nació el 17 de abril de este año. Dos días después, la familia Ibarra Manuele -que vive en el barrio Fraternidad- la encontró en un rincón de la vereda de su casa, envuelta completamente en una manta polar celeste, con rayas amarillas y rojas.
Una hermana de Amalia Manuele le avisó ese domingo 19 de abril que en la vereda había un paquetito que se movía. Amalia fue corriendo hasta la vereda y abrió la manta y encontró a la niña de solo dos días de vida. El cielo estaba nublado, hacía frío y corría viento. Inmediatamente entraron en el hogar, le dieron calor, una de las hijas la amamantó y el padre salió a informar a la Policía.
Después de los trámites policiales y del examen médico, la pequeña quedó internada en el hospital donde había nacido. Una semana más tarde y con tres kilos de peso, fue llevada al hogar Casa Cuna hasta que se definiera su futuro inmediato.
Una fuente de la Asesoría de Incapaces, del Ministerio Público, explicó que se desplegó una intensa búsqueda de la familia biológica de Camila.
Al principio se siguieron los datos que había aportado la madre al ingresar en el Hospital Materno Infantil para el parto. Sin embargo, con el paso de los días y sin ningún resultado de la búsqueda se supo que la mujer había dado datos falsos.
Incluso se analizaron filmaciones de cámaras de seguridad pero no hubo resultados.
Sesenta días después y con el plazo judicial ya cumplido, Camila entró en condiciones de adoptabilidad. La Justicia debe resolver la situación.
En S. Mazza
Otra bebé, de unos cinco meses de vida, fue abandonada en la puerta de un canal de televisión, en la localidad fronteriza de Salvador Mazza, la noche del 22 de julio de este año y fue encontrada por el periodista Marcos Garnica. El personal del hospital de Salvador Mazza y muchos vecinos que se acercaron para conocerla, la bautizaron Milagros. Desde el momento
en que fue hospitalizada recibió pañales, ropa, alimentos y, sobre todo, amor.
La jueza de Familia Claudia Yance ordenó que la niña sea trasladada al hogar Nueva
Esperanza, mientras continúan la investigación y diligencias.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 11 meses

Que pena el destino de el bb, primero lo abandona la madre y ahora la justicia los ve como $$$$$$$ y lo depocitara en el banco "casa cuna" ,es decir sera otra ves abandonado

Andrea Núñez
Andrea Núñez · Hace 11 meses

Muy triste lo que sucede. Una mezcla de desinformación, pobreza, adicciones y miseria humana.


Se está leyendo ahora