Gladys López, una mujer con discapacidad visual, denunció ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) a un compañero de trabajo por presunto maltrato y discriminación en el ámbito laboral. También hizo una denuncia policial al respecto.
López es beneficiaria de un plan nacional de entrenamiento laboral que otorga el Ministerio de Trabajo por el cual percibe 1.200 pesos mensuales y por el que debe contraprestar servicios como lo hacían los Jefes y Jefas de Hogar. Por disposición de la Oficina de Empleo municipal, la mujer realizaba tareas de devolución en la Fundación Ayuda Humanitaria que funciona por las tardes en el viejo edificio de San Martín y Buenos Aires, donde se realizan trámites de planes sociales y se brinda ayuda y orientación a personas carenciadas. Allí atendió al público entre octubre de 2014 y septiembre pasado.
De acuerdo al escrito, los hechos de discriminación empezaron en junio, cuando la responsable del plan se ausentó por motivos familiares de la Capital salteña y dejó a cargo de la oficina de entrenamiento laboral a Marcelo Aybar. "Vos no sos nada ni nadie me gritaba. Sos del Promover (un plan para personas con discapacidad por el que accedió al plan de entrenamiento laboral) y no se puede esperar nada bueno", relató Gladys López que le decían. Siguió: "En realidad ni bien quedó a cargo comenzó maltratando a todos y creo que después se la agarró conmigo porque un día le dije que no podía seguir gritándole así a las personas. Se enojó mucho y me respondió que yo no era nadie para decirle lo que él tenía que hacer".
A mediados de septiembre retornó a la oficina la responsable del plan, Liliana Galli, a quien López le planteó lo sucedido. "Me pidió que por el momento deje de asistir a la oficina debido a que la convivencia con Aybar iba a ser difícil, pero nunca tomó medidas contra él. Yo no quiero volver a esa oficina, pero creo que tampoco merecía ser humillada y discriminada de esa forma", dijo López. Según la mujer sufrió amenazas y acoso por mensajes de textos.
Para la fundación, no hubo discriminación
Liliana Galli, responsable del plan de entrenamiento laboral, señaló que "Gladys López realizó una falsa denuncia por lo que todos los compañeros de oficina de ella se solidarizaron con Marcelo Aybar, y realizaron una contradenuncia".
Agregó: "López no cumplía con la devolución de horas como el resto de la gente. Tengo las planillas de asistencia que lo pueden corroborar. Iba cuando quería, una vez a la semana una hora por lo que sus mismos compañeros me plantearon molestos la situación de por qué había hijos y entenados".
En contrapartida a los dichos de López, Galli negó que haya habido discriminación en la oficina que dirige. "Ella no era la única con discapacidad, hay otras 20 personas que de lunes a viernes con esfuerzo cumplen con las horas de servicio". Comentó que López se puso rebelde en su ausencia tras los reiterados reclamos de Aybar, a quien dejó a cargo, de que vaya a trabajar. Recalcó que a pesar de lo ocurrido no fue dada de baja del plan y sigue cobrando los 1.200 pesos sin la devolución de horas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 12 meses

No me extraña la respuesta de Liliana Galli, a quien reconozco como una persona agresiva y discriminadora. A mi esposa la acosó telefonicamente en reiteradas oportunidades hace algunos años por temas de religion. ¿Como no iba a encubrir a un discriminador como ella?


Se está leyendo ahora