Según Cadena 3, dos individuos encapuchados y armados irrumpieron a las 4 de la madrugada a la vivienda. Los delincuentes no se llevaron nada de valor de la casa, pero obligaron a la mujer, que estaba vestida sólo con ropa de dormir, a que los acompañara. "Parece ser que ella habló con una persona cuando la soltaron para que le prestara el teléfono y así se comunicó con María Paula, su hermana, que vive en Buenos Aires", contó al canal Todo Noticias (TN) la madre de la mujer, Amanda (78).
La ciudad de Leones, capital nacional del Trigo, a 240 kilómetros al sudeste de Córdoba, estuvo conmocionada por la desaparición de Oliveto, una conocida vecina. Su pareja Francucci le había dicho a la Policía de Leones, y después lo ratificó en la Justicia federal de Bell Ville, que cerca de las 4 de la madrugada dos encapuchados armados, con tonada porteña, habrían secuestrado a su esposa en su casa de calle Laprida al 1.600.
"Gaby apareció a las 2 de la mañana". A esa hora Amanda, la mamá de la mujer secuestrada en Córdoba, recibió el llamado que toda la familia estaba esperando. La encontraron en Pilar, atada con precintos y vestida con el camisón con el que se la habían llevado de su casa durante la madrugada del lunes.
"Acá estamos, ya sabés a qué vinimos", le habrían gritado los delincuentes a la pareja de la mujer esa noche cuando irrumpieron en la casa donde ambos dormían. La levantaron a ella así como estaba, con la ropa de dormir, y no se llevaron nada de valor. "Acá estamos, ya sabés a qué vinimos", le habrían gritado los delincuentes a la pareja de la mujer esa noche cuando irrumpieron en la casa donde ambos dormían. La levantaron a ella así como estaba, con la ropa de dormir, y no se llevaron nada de valor.
Tan sólo dos teléfonos celulares con los que se comunicaron horas después para pedir un rescate de un millón de pesos.
"Toda la policía de la provincia movilizada", afirmó la madre de Gabriela Oliveto. En pareja desde hace unos dos años con Emilio Francucci, un reconocido empresario dedicado a la compraventa de camiones, la mujer tiene tres hijos, trabajó como radióloga y actualmente se desempeña como modista de alta costura.
Cómo llegó de Córdoba a Buenos Aires, por qué o si se llegó a pagar el rescate, todavía son solo interrogantes. Su mamá manifestó que todavía no pudo hablar con ella, pero que sabe que está en la casa de su otra hija, que vive en Pilar. Los investigadores a esta altura, no descartan ninguna hipótesis.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora