*

Una mujer mayor fue asaltada por un motochorro en barrio Tres Cerritos
En el barrio Tres Cerritos se produjo un nuevo hecho de inseguridad protagonizado por un motochorro. En esta oportunidad la damnificada fue una mujer de 71 años, quien fue asaltada ayer, alrededor de las 9.15, en la esquina de las calles Los Jazmines y Los Abetos.
En los primeros días del nuevo año continúan los ataques de ladrones y amigos de lo ajeno, después que el intenso despliegue de seguridad implementado el 31 de diciembre y el 1 de enero, con 7.000 policías afectados, significara un alivio para los salteños en cuestiones de inseguridad.
La mujer había salido de su vivienda y se dirigía a la salita del barrio, ubicada a pocas cuadras, ya que tenía turno con un médico. Mientras caminaba le llamó la atención un motociclista que transitaba por la zona a muy baja velocidad en una motocicleta color negro, mirando las casas como si buscara alguna dirección en particular. Sin embargo, el objetivo era otro, ya que estudiaba los movimientos de la mujer que transitaba a pie por el lugar.
La mujer continuó su camino hasta el centro de salud; fue asistida por el médico, tal como estaba previsto, y cuando salió del establecimiento, en el camino de regreso a su casa, volvió a cruzarse con el mismo motociclista en calle Los Jazmines. A solo 20 metros para llegar a su hogar, el sujeto, alto y robusto, se bajó de la moto, la atacó por detrás y le tironeó una bandolera negra mediana que llevaba en un brazo, cuya tira se cortó por la fuerza del arrebato, luego el malviviente volvió a subirse al rodado y huyó a toda velocidad.
Un llamado al 911 alertó sobre el hecho y un móvil se desplazó hacia el lugar del hecho, pero hasta el cierre de esta edición el ladrón no había sido hallado. La denuncia fue radicada en la comisaría 3.
"Mi madre gritó desesperada pidiendo auxilio pero no había nadie que la escuche. El barrio es desolado, tranquilo", manifestó Romina Arispe, hija de la víctima.
Se sospecha que el delincuente estudió los movimientos de la víctima y la siguió. La cartera sustraída contenía alrededor de mil pesos, documentación y resultados de análisis. "Lo que más lamenta mi madre es haber perdido los papeles del médico. Afortunadamente ella no resultó lesionada, pero sufre hipertensión y está muy asustada", añadió la hija.
Vecinos de la zona manifestaron su malestar e indignación tras el asalto a la mujer. "En este barrio últimamente no hay patrullajes. Pedimos presencia policial en las calles para evitar los robos. Queremos seguridad", expresaron los residentes de la zona donde ocurrió el hecho.
Afortunadamente, a pesar de la violencia del arrebato, la señora no sufrió ningún daño físico, aunque quedó muy afectada por la violenta situación que le tocó vivir.
Esta modalidad delictiva se extiende por toda la provincia, tanto en los distintos barrios de la ciudad y del interior.

Caso Jissel Salva
Uno de los casos emblemáticos, por la gravedad del hecho, fue el de Jissel Salva, la joven embarazada que fue atacada el 26 de diciembre de 2013 en Orán cuando circulaba en una motocicleta. Tras el ataque de los motochorros su bebé se salvó de milagro y ella quedó parapléjica.

Otro ataque en villa Soledad

Otro violento ataque de motochorros se registró ayer a plena luz del día en villa Soledad. Una mujer de 44 años que transitaba por la calle Provisor Fernández denunció haber sido víctima del arrebato de su riñonera por parte de un sujeto, quien, según lo expresado por la damnificada, luego de la sustracción corrió hasta la calle J. A. Fernández, donde lo esperaba un cómplice a bordo de una motocicleta 110 cc y se dieron a la fuga.
La mujer denunció que en la riñonera tenía documentación personal, un teléfono celular Samsung color blanco y unos 1.500 pesos en efectivo, y señaló que el ladrón tenía una camisa roja y blanca.
Afortunadamente la mujer no resultó lesionada en el hecho y solo sufrió un enorme susto y la pérdida de sus pertenencias. El hecho ocurrió ayer cerca de las 14.30.
Según los registros de las denuncias que se realizan en la ciudad por este tipo de delito, se producen entre cinco y siete hechos por día en distintos puntos de Salta capital, y es una de las modalidades delictivas más comunes en todo el territorio provincial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...