La mujer que fue rescatada por la policía, tras permanecer más de 10 meses secuestrada por su pareja en su casa de Córdoba, junto a su hija de ocho años, aseguró que el hombre la amenazaba con hacerla despedir de su trabajo y quitarle a la nena. Silvia Chamorro confirmó que ya lo había denunciado por golpearla, pero "no hicieron nada".
Silvia tiene 48 años y es empleada judicial, aunque tiene una licencia por enfermedad. La mujer estuvo cautiva por Oscar Andrés Ávalos en la casa de Luis de Azpeitía al 1600, en barrio Alto Alberdi, de la ciudad de Córdoba.
"Estuve (secuestrada) desde marzo, cuando me golpeó muy fuerte en la cara. Me quitó el celular. Le supliqué que tenía que llamar a un médico porque se me hinchó la boca", contó la víctima en diálogo con Radio Mitre Córdoba.
La mujer denunció también que la Justicia y la policía la dejaron sola. "Hice la denuncia, confié en el sistema, teóricamente se lo iban a llevar y cuando volví a mi casa dela comisría para retirar mis cosas, no pude salir. Él estaba acá, no se lo llevaron, no vinieron a hacer el allanamiento que iban a hacer, no hicieron nada" "Hice la denuncia, confié en el sistema, teóricamente se lo iban a llevar y cuando volví a mi casa dela comisría para retirar mis cosas, no pude salir. Él estaba acá, no se lo llevaron, no vinieron a hacer el allanamiento que iban a hacer, no hicieron nada", contó Chamorro.
Cuando la policía llegó a la casa de Ávalos, el hombre se escudó diciendo que era abogado. Incluso tiene una placa en la puerta de su casa. Sin embargo, no figura en el padrón del Colegio de Abogados de la provincia.
La mujer explicó que durante el tiempo que estuvo secuestrada salía siempre acompañada por el acusado. "Por lo general ibamos al banco para sacar plata", aseguró. El último mes y medio, el hombre dejó de llevar a la hija a la escuela.
Los detalles del calvario que vivió son desgarradores. Su pareja hasta intentó asfixiarla y llegó a amenazarla con un arma. Chamorro fue rescatada tras la denuncia de vecinos que escucharon sus pedidos de auxilio. "Siempre intenté pedir ayuda. Hay un par de vecinos que son nuevos, de allí seguramente vino la denuncia. Me ponía en la ventana y gritaba fuerte. Él me decía: Gritá, acá nadie te va a ayudar. Lloraba y gritaba, se escuchaban los llantos de mi hija y nadie llamaba", relató.
Ávalos está detenido en la cárcel de Bouwer. Lo imputaron por violencia de género, privación ilegítima de la libertad y tenencia ilegal de armas. La Policía secuestró de la casa cinco armas de fuego sin documentación.
Según Silvia, "él me enemistó con mi familia" y explicó que, cuando "me venían a ver, y él les decía que no estábamos". Ahora ofrecieron ayudarla.
Respecto al trato del denunciado con su hija, Chamorro aseguró que el hombre nunca la golpeó. Pero en los últimos meses dejó de llevarla al colegio. "Él la llevaba y la traía del colegio, está en segundo grado. Faltó el último mes y medio, porque no la llevaba como castigo. Trataba de ponerle música, estudiaba turco en Internet, se entretenía con eso", relató.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora