Tal como estaba previsto, se realizaron ayer las elecciones del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta (Ippis), en las que cada una de las nueve etnias que viven en el territorio salteño, wichi, diaguita calchaquí, chané, chorote, chulupí, kolla, tapiete, guaraní y toba, elige el vocal que los representará y entre los vocales eligen al presidente.
Este año quedará inscripto en la historia del Ippis ya que es la primera vez que es elegida como presidente una mujer. Romelia Durán, toba, es la flamante máxima autoridad a nivel provincial, y esto trae nuevos aires para consolidar la ansiada inclusión y reivindicación de los pueblos indígenas con mirada de mujer.
Los nuevos vocales son: Indalecio Calermo por los wichi, Gabriel Yaguam por los guaraníes, Samuel Centeno por los chorotes, Héctor Fabián por los diaguito-calchaquíes, Isabel Castillo por los chané, Joaquín Killo por los tapietes, Alejo Gallardo por los chulupíes, Miguel Siares por los kollas y Romelia Durán por los tobas.
Las elecciones se desarrollaron en Tartagal. El proceso comenzó el 15 de octubre con la elección de los congresales, que son los representantes de cada comunidad. El mandato de los vocales, presidente, vicepresidente, secretario y tesorero, es de dos años.
Luis Gómez Almaraz, ministro de Asuntos Indígenas y Desarrollo Comunitario, dijo: "El pueblo chané eligió a la señora Castillo y el pueblo toba a Romelia Durán. Es importantísimo porque en la anterior comisión no había mujeres".

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


damian palomino
damian palomino · Hace 1 mes

Confraternos! Sean respetuosos de que representan a muchos ciudadanos. Que Vuestra comisión no sea un antro de garroneros, borrachos y buscas. A esos saquenlos cagando, porque nos hacen quedar mal. Cuidemos nuestras costumbres. Seamos PROLIJOS con nosotros mismos. Trabajemos con Resposabilidad. Trabajo, mucho trabajo. Las barrigas prominentes cerveceras dan mal aspecto. Dicen mucho de una persona. DIGNIDAD! Merezcamos Respeto.


Se está leyendo ahora