Mabel Salinas se desespera de ver en qué condición quedó Brisa, su hermana de 12 años, quien llora por sus dolores en la columna, no puede sentarse, tampoco camina y solo puede permanecer en cama boca abajo. La adolescente sufrió una gravísima lesión la tarde del 25 de mayo, cuando cayó desde tres metros de altura al desplomarse una precaria tribuna de la cancha del club Old Boys de Tartagal, mientras se disputaba el torneo de los barrios que enfrentaba a los equipos de San Antonio y San Silvestre.
Las precarias condiciones de la tribuna que los aficionados siguen utilizando pudo haber desatado una tragedia y aunque milagrosamente no se produjo, dejó como saldo una grave lesión en la niña de 12 años.
Mabel recordó que la tarde del 25 de mayo cuando se disputaba la final del campeonato de los barrios habían ido con su hermana y su hijita de 3 años a ver el partido. "De pronto, la tribuna que estaba al lado nuestro se vino abajo; la gente caía una encima de otros y de milagro no la aplastaron a mi hija. Cuando me di cuenta mi hermanita estaba tirada en el suelo, sin conocimiento, junto con otros chicos que se quejaban y pedían ayuda".
Para los médicos, no tiene nada
Luego del accidente Brisa fue trasladada en un remise hacia el hospital Perón. Los mismos asistentes al partido -que increíblemente no se detuvo ya que solo se suspendió unos minutos- fueron los encargados de sacar a los 10 heridos que fueron trasladados al centro asistencial.
"Ella no podía sentarse en la silla de ruedas porque lloraba de dolor; finalmente la vieron en la guardia, le hicieron placas y le dijeron que no tenía nada, que era solo el golpe, así que me dijeron que la traigamos a la casa nomás", recordó la madre de la adolescente.
Transcurrida una semana la chica no puede caminar ni sentarse, y solo puede permanecer boca abajo, por lo que su familia -de muy humilde condición- juntó dinero y consultó en una clínica privada. "Le hicieron placas en la espalda y nos dijeron que tiene una fractura en la parte más baja de la columna; estamos esperando que nos den los resultados de otros estudios porque no puede ser que sea solo un golpe. Mi hija no puede dormir del dolor y todos tenemos una gran angustia; no puede ir ni siquiera al baño y es desesperante verla sufrir de esa manera", contó la madre entre lágrimas.
En el sanatorio privado le indicaron "una tomografía para determinar exactamente el lugar y la gravedad de la lesión y mientras la familia junta el dinero Brisa debe permanecer en cama, boca abajo, porque es la única posición que su cuerpo soporta. Quienes ni siquiera se acercaron a la vivienda de la familia Salinas fueron los dirigentes del club Old Boys ni los responsables de la organización del campeonato.
Carlos Almagro, director de Deportes, sugirió que "se reúnan con los organizadores del evento para que ellos corran con los gastos que demande la recuperación de la chica".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora