Los activistas del refugio Breasta, de Craiova, Rumania, rescataron a una cachorra que había sido tan maltratada que lloraba cada vez que alguien se le acercaba y le hacía caricias . Con mucha paciencia y dedicación, uno de los cuidadores de la perrita logró mostrarle que las personas también son capaces de dar cariño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora