Una vez más los salteños fueron sorprendidos por una postal natural única. Los cerros del oeste de la ciudad presentaron sus cumbres espolvoreadas con copos de nieve. La maravilla permaneció así, reflejando el tímido sol de la tarde. Que haya nevado y que se haya registrado un descenso de las temperaturas máximas de 21 grados, desde el viernes hasta ayer, no es extraño para la época. Así lo explicó a El Tribuno el meteorólogo Ignacio Nieva. "No es anormal este enfriamiento. Esto se repite, al observar los datos, en los últimos días de agosto", dijo.
Este enfriamiento que empezó el sábado y que llegó a su piso, ayer, con una máxima de 10 grados aproximadamente, marcó un brusco descenso de la temperatura. Para hoy y mañana se espera que la temperatura aumente. Las máximas oscilarán entre los 22 y los 26 grados estos días. El jueves volverá a descender la temperatura y así será hasta el fin de semana. Es que pasado mañana ingresará al territorio nacional un sistema de alta presión, que también generará viento sur. Esto se acentuará el viernes y para el fin de semana se podrían esperar mañana frías, con mínimas de entre 2 y 3 grados.
El meteorólogo Ignacio Nieva mencionó que para la época del año, incluso hasta antes de la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro, es esperable tener algunos días fríos. El proceso que desencadenó que nevara en las serranías de oeste del Valle de Lerma y también que se registraran lloviznas, con este marcado descenso, se explica por el ingreso, desde el sábado, del viento sur.

De 31 grados a cerros nevados

El viernes de la semana pasada el mercurio marcó 31 grados en la ciudad como temperatura máxima. El sábado, 25 grados; el domingo 15 y ayer 10 grados. Esta última temperatura registrada es el piso de este proceso de enfriamiento, algo que es normal que suceda, según comentó Nieva.
Observar cerros nevados en el Valle de Lerma no es una anormalidad. Según el especialista en meteorología, confluyeron tres variables: circulación de viento frío del sudeste, "vaguada" de altura y precipitaciones. "La vaguada de altura es el fenómeno que favorece la nubosidad y, además, a esto se sumó la presencia de aire muy frío del oeste, del Pacífico. Esto generó que a medida que se sube en altura la temperatura baja hasta llegar a cero grado. Esto ocurrió esta vez a los tres mil metros y allí fue que las precipitaciones líquidas pasaron a estado sólido, es decir nieve".
Se sabe que cero grado, generalmente, se registra a los 5.500 metros, pero durante la tarde del lunes y la madrugada de ayer ese isoterma (de cero grado) se encontraba por debajo de los 3 mil metros de altura", agregó Nieva.
Los cerros nevados se observaron también en Campo Quijano; en Payogasta, al que se accede transitando por la Cuesta del Obispo, y Cafayate, entre otras localidades. No es la primera vez que sucede en esta época del año.
Según los registros del meteorólogo Nieva, en 1967 ocurrió una nevada intensa en la ciudad y gran parte del Valle de Lerma para esta misma época del año.
El fenómeno que se observó ayer, con la misma postal, también fue parte del mismo fenómeno del isoterma de cero grado en las serranías del oeste, en el Valle de Lerma.
En un invierno que este año comenzó muy temprano, el pasado 26 de abril, los cerros del oeste del Valle también se cubrieron de nieve. Igual situación ocurrió el pasado 9 de agosto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora