La ruta nacional 50 arranca en el cruce con la ruta nacional 34 y la provincial 5, a la altura de Pichanal. Tiene una extensión de casi 73 kilómetros hasta llegar a Aguas Blancas.
En prácticamente los últimos 15 años se ha convertido en una de las rutas más peligrosas, tanto en el tramo que va desde Pichanal a Orán (donde una autopista está en construcción desde hace casi 9 años) como desde Orán a Aguas Blancas. Se trata de una ruta angosta, muy transitada por ser la única conexión vial con la frontera con Bolivia (la localidad fronteriza del vecino país es Bermejo).
Al pavimento angosto y deteriorado en algunos sectores, se suma la gran cantidad de vehículos que la utilizan por día, así como el hecho de que muchos conductores circulan a una velocidad muy alta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora