¿Un viaje a la India? ¿Por qué no? Es el país de los misterios, de las religiones más antiguas del mundo, casi un continente, y uno de los más poblados del orbe, espera a los osados que se animen a cruzar medio mapamundi para llegar hasta sus tierras.
Los precios no son abultados y, según los operadores turísticos, en dos semanas se arremolinarán paisajes de fantasía y experiencias únicas. Con 5.305 dólares, por ejemplo, podremos acceder a un paquete de 14 días, y el programa incluye el pasaje aéreo internacional con Qatar Airways, desde Buenos Aires a Delhi y luego desde Goa y el regreso a Capital Federal. El circuito incluye alojamiento en India con desayuno y almuerzos en sitios como Samode Palace o el Orchha Resort. También incluye paseos en lomo de elefante en el fuerte de Amber, Jaipur, en Rickshaw por el mercado de Jaipur y pasajes en tren desde Agra a Jhansi, entre otros atractivos, o ir en calesa desde la parada de autobús hasta la puerta de entradas del Taj Mahal en Agra; o abordar un barco en el río Ganges, en Varanasi.
Las agencias consultadas coinciden en incluir en la tarifa, además de los traslados, visitas y excursiones, los vuelos domésticos y las entradas a todos los sitios ofertados, con la compañía de guías de habla hispana.
Muchas de las ofertas suman, aparte de la India, a Nepal, Sri Lanka y Bután en sus ofertas, ya que se trata de países de la misma órbita.
turcas.jpg

Lugares únicos
India tiene sus orígenes en tiempos primitivos, no obstante, sigue siendo una tierra por descubrir.
Desde las nevadas cumbres del Himalaya hasta los valles fértiles del interior, pasando por las intrincadas junglas y los dorados desiertos, los paisajes indios son hermosos. A esa inusitada belleza se une una fauna única en el mundo, con misteriosos tigres, impresionantes rinocerontes de un solo cuerno, búfalos, leones asiáticos, panteras y millones de aves que surcan los cielos durante la época de migración. Además, la India cuenta con paradisíacas playas de arena fina e islas vírgenes de aguas transparentes que hacen las delicias de los amantes del mar.
Hindúes, musulmanes, cristianos y otros muchos fieles de distintas creencias conviven en una sociedad multirracial ofreciendo un espectáculo que, al menos, resulta sorprendente a los ojos occidentales. Turbantes y saris de brillantes colores, templos, mezquitas, iglesias, palacios, peregrinos que se bañan en aguas sagradas mientras las piras funerarias arden a su lado, bazares con vida propia repletos de los más variados productos, festivales y ceremonias que se celebran cada uno de los meses del año, todo ello con el valor agregado de la hospitalidad, amabilidad y simpatía que caracteriza al pueblo indio.
En cuanto a documentación, se necesita una visa que requiere pasaporte con una validez mínima de 6 meses desde el regreso al país. Y antes de viajar, por supuesto, vacunas contra la fiebre amarilla (se deberá presentar el certificado internacional). Se habla el hindi y el inglés y la moneda es la rupia. Recordemos que unas 100 rupias son aproximadamente unos 15 pesos argentinos de ahora. Según varios viajeros consultados, esa cifra sirve en cualquiera de las ciudades más conocidas de la Inda para comer decentemente en cualquier restaurante. ¿Y qué comer? Hay una cocina de locos, otro motivo para ir.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia