Ampliar la escolaridad hacia los más pequeños ocupa hace un tiempo gran parte de las acciones dentro del sistema educativo. La intención de incorporar las salas de tres años está presente no solo a nivel nacional sino también en Salta, aunque en la actualidad solo se cubre el 12% (2.809 matrículas) entre sector público y privado de la población objetivo (22.980 en base al censo de 2010). Dentro de la oferta del sector público existen en la actualidad 707 niños incorporados en 45 espacios en toda la provincia.
Sin definiciones sobre la postura que tomará la Provincia, de aprobarse la ley enviada al Congreso de la Nación con respecto a la obligatoriedad de este nivel, la construcción de más salas resulta lo más urgente.
"Se está haciendo un análisis conforme a algunas localidades o zonas de capital donde ya no hay demanda de cuatro años y quedan espacios físicos disponibles para las de tres. Tenemos obras que ya se iniciaron y otras que se van a iniciar, estamos hablando de 240 salas más", dijo a El Tribuno, la coordinadora de Nivel Inicial de la Provincia, Liliana López.
"No es un imposible. Están programadas construcciones de módulos de educación inicial con dos espacios para cada edad y eso ampliará mucho la oferta", agregó la funcionaria de la cartera educativa.
Mientras tanto, los trabajos están orientados hacia la universalización de las salas de tres años y dejar a los padres la elección de mandar a sus hijos a la escuela desde esa edad.
En pleno proceso de la implementación de la obligatoriedad de las salas de cuatro años, integrar a los niños de tres representa, sin dudas, el desafío a cumplir por parte de las autoridades locales.
El proyecto de ley enviado desde el Ejecutivo nacional prevé la construcción de 3.000 jardines de infantes en todo el país. De acuerdo al Ministerio de Educación de la Nación, existen 600 mil niños entre tres y cinco años en todo el país que aún no están escolarizados.

Cumplir con la incorporación de los niños a las salas de cuatro es parte de lo contemplado por la ley nacional 27.045, aprobada a fines del 2014. Salta adhirió como el resto de las provincias a la obligatoriedad del sistema, objetivo que se alcanzaría a mediados del 2018, de acuerdo a lo expresado por la Coordinación de Nivel Inicial. Actualmente, la cobertura alcanza al 78% (18.534 matrículas entre sector público y privado) de la población (23.629 niños).
Con un poco más del 20% por sumar, la presencia estatal se hace evidente a través de 578 salas y 13.250 matrículas.

Con más cobertura
Las salas de cinco años representan el sector con mayor porcentaje en cobertura de la población: el 99% . El sector público cuenta con 835 establecimientos y 20.411 pequeños en ellos.
Aunque no se especificaron los fondos previstos por el Gobierno provincial para las obras, la creación de más salas estaría contemplado como prioridad. La unidad pedagógica del mencionado nivel incluye a niños desde los 45 días a los 5 años.

Los fundamentos

Los fundamentos expuestos desde el Ejecutivo nacional para la obligatoriedad en las salas de tres años se basan en que los niños que acceden a ellas duplican la posibilidad de culminar el nivel secundario. Además de garantizar que lleguen a primer grado en igualdad de oportunidades.
Por su parte, la Coordinación General de Nivel Inicial en Salta coincidió en brindar el servicio, pero dejar la decisión para los padres. "Entiendo que el niño necesita estar al lado de su familia y dictar una obligatoriedad en este tema coarta la opción a los padres de poder decidir si mandan a sus hijos a la escuela o no", dijo a El Tribuno la responsable del área, Liliana López.

La escolaridad formal, el desafío de los más pobres

La zona sudeste es una de las de mayor demanda de salas de tres. Los Centros de Desarrollo Infantil cumplen un gran rol. Las salas de tres años no están contempladas dentro de las opciones educativas de muchas familias residentes en la zona sudeste de la ciudad, una de las más pobladas de la capital salteña. La posibilidad de acceder a una de ellas depende del poder adquisitivo y en la mayoría representan un lujo al que los niños pueden ingresar solamente en el sector público.
"Ojalá puedan crearse estas salas porque hay mucha gente que no puede pagarlas", dijo a El Tribuno Lorena Suárez, luego de llevar a sus hijos a una de las escuelas de la zona.
"Estaría bueno que se implementen, pero que el Gobierno ayude en todo porque en el mismo jardín de infantes los chicos están muchas veces amontonados", dijo por su parte Verónica Castillo, de barrio Primera Junta.
mochilas niños.jpg
<div>Mochilas y pertenencias de niños que asisten al nivel inicial. Javier Corbalán </div><div><br></div>
Mochilas y pertenencias de niños que asisten al nivel inicial. Javier Corbalán


La mujer es una de las tantas madres que envían a sus pequeños al Centro Educativo Nº 8.171 Fe y Alegría, entidad con media subvención del Estado.
Con las expectativas de contar con un beneficio extensivo para todas las escuelas, tanto madres como maestras esperan que las buenas intenciones se materialicen.
En el marco de un plan de obras públicas, la creación de tres mil jardines de infantes en toda la Argentina es uno de los proyectos prometidos desde hace tiempo por el nuevo gobierno nacional.
La incidencia de los CDI
Si bien existen más de cuarenta salas de tres años en toda la provincia, la presencia de los Centros de Desarrollo Infantil cumplen un rol importante.
Lo hacen con el traspaso de los pequeños a la escolaridad formal, por estas horas a través de la obligatoriedad de las salas de cuatro años.
Los CDI (16 en la ciudad de Salta), dependientes del Ministerio de la Primera Infancia, resumen la atención integral de niños de seis meses a cuatro años de edad.
La zona con más presencia de estos centros es precisamente la sudeste, con siete centros.
La característica de la población: niños con vulneración de sus derechos fundamentales y provenientes de familia con necesidades básicas insatisfechas, por lo que no tienen posibilidad de acceso a la educación privada.
Entre mochilas y útiles, las salas de cinco años son el primer lugar, en materia educativa, al que concurren los niños de esta zona de la ciudad.

Un trabajo mancomunado

Los 38 CDI de la provincia colaboran en el ingreso a la escolaridad de los niños . La provincia cuenta actualmente con 38 Centros de Desarrollo Infantil. Los mismos asisten a 3.225 niños y el 35% de ellos corresponde a la población de tres años. El 30% responde a la de cuatro años.
De manera conjunta, los CDI trabajan con el Ministerio de Educación de la Provincia para que, a medida que se crean los espacios para las salas de cuatro, los niños asistan a los mencionados centros. Esta situación contribuye a la ampliación de los cupos.
"Desde la ley de obligatoriedad (Nº 27.045) para las salas de cuatro estamos trabajando mancomunadamente en el traspaso de los chicos a la escolaridad formal. En en el 2017 se comenzará a notar las vacantes que van dejando", dijo a El Tri buno, la jefa del Programa de Gestión Supervisión de Centros de Desarrollo Infantil, Marcela Alarcón.
Dentro de los servicios que prestan los CDI figuran: cuidado diario de niños, alimentación saludable (desayuno, almuerzo y merienda) y recuperación nutricional, estimulación temprana, nivel inicial, actividades recreativas y seguimiento psicosocial y fortalecimiento familiar.

LOS BENEFICIARIOS

240 salas nuevas están previstas para el Nivel Inicial en Salta, durante los próximos meses.
38 Centros de Desarrollo Infantil funcionan en toda la provincia. Estos colaboran con el paso hacia la escolaridad formal de los niños que asisten a ellos.
35 por ciento de los 3.225 niños que asisten a los Centros de Desarrollo Infantil corresponden a la población de tres años. El 30%, a la de cuatro.
99 por ciento es la cobertura de la población (24.505 niños) lograda en la provincia, con respecto a las salas de cinco años. Los jardines de cuatro llegan a un 78%.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora