"Ir en romería a un santuario por devoción o por voto", así define la acción de peregrinar la Real Academia Española. La romería es un viaje de tipo religioso hacia un lugar sagrado, sea una ermita, un santuario o, como en el caso del Milagro salteño, el recorrido de una procesión. La travesía septembrina de los feligreses arrecia hasta al más incrédulo: la unión hace a la fuerza.
Dos de los contingentes de peregrinos más grandes, el de El Alfarcito y el de Tolar Grande - San Antonio de los Cobres, que según el monseñor Dante Bernacki "duplicó" la cantidad de viajantes del año pasado, emprendieron ayer el último tramo de sus trayectos. El crepúsculo matinal los encontró en la ruta nacional 51, unos en El Candado, a 35 kilómetros de Salta capital, y otros en Chorrillos, a 117.
Embed

Además de ser dos de los más cuantiosos colectivos de peregrinos, son de los últimos en llegar antes de la procesión. Mientras desayunaban, ambas muchedumbres arribaban a una misma conclusión: desembarcarían en la Catedral capitalina después del mediodía de hoy. La camaradería es factor común, y la amalgama entre pueblerinos y metropolitanos que se pliegan. Ese es otro rasgo de ambos grupos.
Mates cocidos, fogatas, imágenes entronizadas, chalecos fluorescentes, estiramientos musculares y cadenas de masajes. El grado de organización óptimo para estar confiados y la incertidumbre justa para aferrarse al envión colectivo. Todos deben abnegarse en algún sentido voluntario, al mismo tiempo que están obligados a sostener la cohesión comunitaria, la ayuda mutua.
Hubo desmayos, atendidos oportunamente por los equipos de acompañamiento sanitario, y contracturas, atemperadas por los quiroprácticos tanto técnicos como improvisados, en iguales proporciones. Algunas dotaciones policiales, en una faz distinta a la que llevan adelante a diario, se ponían al servicio de los dolientes haciendo las veces de masajistas.

El Alfarcito

Parte de las 25 comunidades que integran la pastoral de El Alfarcito, heredera de la impronta del padre Chifri y conducida actualmente por el párroco Walter Medina, partieron en las primeras horas del sábado desde El Palomar, en el extremo más alejado de la Quebrada del Toro, a más de 60 kilómetros del destino final.
Durante la marcha se sumaron peregrinos del Potrero del Chañi, Rosal, Santa Rosa de Tastil, Gobernador Solá e Ingeniero Maury. En los albores de ayer, unas 800 personas se aprestaban a irrumpir en Campo Quijano. Las extenuaciones del cuerpo van quedando olvidadas por el entusiasmo de saberse más cerca de la meta.
Como todos los años, trabajadores de la mina de borato El Patito se sumaron a la peregrinación. Uno de los puntos más altos del camino se sitúa a 4.600 metros sobre el nivel del mar.
Cuando el firmamento aún no clareaba, literalmente antes que cante el gallo, Braulio entonó una copla alusiva. Su baja estatura no le impidió hacer resonar su letanía y seducir a un auditorio que cuando suspiraba admirado arroyaba humo por la boca, férrea prueba de que el frío puneño es intenso.
Braulio cerró su performance y fue lo último que sucedió en la parada. El conglomerado recuperó el paso: en unas horas más debían confluir con otros grupos parte de la pastoral de El Alfarcito, que venían por otro camino. Campo Quijano sería el punto de encuentro. Se espera que una tropel de más de 1.000 voluntades llegue hoy a la plaza 9 de Julio.

Tolar Grande - San Antonio

El cielo atiborrado entre los celestes del día naciente y los azulados de la madrugada casi perimida, coloreaba al Chorrillos que recibió los peregrinos del costado más alejado de la ruta nacional 51. Más de 4.000 viandantes se apostaron unas horas tras el primer tramo de caminata del día, empezado a las 3 de la madrugada.
La capilla Nuestra Señora del Valle, perfumada de incienso, contenía a unos 30 avocados al rezo. De uno y otro costado del camino, los otros peregrinos se dividían entre los que descansaban las extremidades inferiores, los que se nutrían e hidrataban, y los que se rendían a un letargo pasajero.
Apenas se dio por desayunados a todos, el monseñor Bernacki se puso a la vanguardia de la columna de caminantes. Los vehículos de apoyo pasaron al frente para llegar antes a la siguiente posta, El Alisal, donde recibirían a los paseantes con el almuerzo listo. El prelado marchó custodiado por un voluntario de los más activos, de esos que se hacen cargo de la logística. Va recibiendo individualmente a los que quieren confesarse.
Al ingresar hoy a la ciudad de Salta, los que salieron desde Tolar Grande habrán completado 9 días de peregrinación, de los más extensos recorridos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


DELIA ISABEL jerez
DELIA ISABEL jerez · Hace 2 meses

IMPRESIONANTE. FELICIDADES PARA ESOS PEREGRINOS.

Gustavo Flores
Gustavo Flores · Hace 2 meses

RICO TIPO, deje el odio de lado hermano, si tanto le molesta la basura vaya a ayudar a barrer a la gente que se encarga de limpiar u ofrézcase en cualquier otro servicio, verá qué bien se siente uno prestando una mano y no criticando todo el tiempo con tanto resentimiento...realmente nos llevamos con nosotros aquello que hemos dado, lo demás es anécdota.

RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 2 meses

SI TODO MUY LINDO PERO CUANDO SE VAN DEJAN MUGRE A DECIR BASTA Y NI QUE HABLAR DE LOS PERROS QUE QUEDAN EN EL CENTRO.


Se está leyendo ahora