La realidad está en el aula. Un grupo de alumnos del colegio Juan Carlos Saravia, de barrio Limache, mejoró notablemente su desempeño en algunas materias con la ayuda en la clase de Carina Emilce Martínez, una profesional salteña de Enseñá por Argentina (PExA). En 2015, el mayor logro se dio en Tecnología, con una mejora del 56% respecto al año anterior, cuando solo había aprobado el 31% de los chicos. En Lengua, los resultados también fueron alentadores: se pasó del 62% a la totalidad de promocionados, lo que significó un 38% de aumento del rendimiento.
La experiencia de Carina Martínez es alguna de las que tiene Enseñá por Argentina, desde marzo de 2015, en Salta. En lo que va del programa se alcanzó a más de 800 alumnos de siete comunidades educativas y se logró un 75% en promedio de mejora en el desempeño de dichos estudiantes, de acuerdo a un informe elaborado por la organización no gubernamental (ONG), en julio pasado.
Los “alumnis” son las personas que pasaron por el programa y están de alguna manera recibidos en Enseñá por Argentina.
Enseñá por Argentina recluta jóvenes graduados universitarios y los inserta a dar clases en escuelas secundarias públicas. Uno de los objetivos que persigue la ONG, que forma parte de la red internacional Teach for All, es que un día todos los niños y jóvenes reciban una educación de calidad.
Hernán Cardozo, uno de los jóvenes talentos, también obtuvo muy buenos resultados. En equipo con el docente anfitrión (designado por el Ministerio de Educación), dio un gran paso con sus alumnos de la escuela Juana Manuela Gorriti, de barrio Parque Belgrano, en una de las materias cucos: Matemática. La clase logró avanzar su rendimiento del 44% al 65% en los mismos años; logrando un 21% de mejora.
En la actualidad, los colegios secundarios que cuentan con un PExA son: Juan Carlos Saravia, en barrio Limache; Juana Manuela Gorriti, en Parque General Belgrano; 5159, en Palermo; Reyes Católicos, en Tres Cerritos; Sargento Cabral, en villa Mitre; EET 3141, en Ciudad del Milagro, y EET 3118, en San Francisco Solano. Allí, los líderes trabajan con 60 docentes anfitriones.

Más detalle

De acuerdo al balance realizado por Enseñá por Argentina, el 69,6% de los estudiantes tiene un autoconcepto académico alto, lo que les permite sentirse capaces de aprender. Dichas habilidades se trabajan a partir de actividades de motivación que le devuelven la confianza a los chicos y objetivos de aprendizaje desafiantes.
Debido a la cantidad de horas que permanece un PExA en el establecimiento educativo se genera un vínculo especial con el alumno. El año pasado, una de las jóvenes profesionales vivió un momento tenso con una alumna que quería suicidarse; afortunadamente intervino a tiempo y salvó la vida de la adolescente.
Según el balance, la incorporación de la tecnología (herramientas audiovisuales) en el aula también ayudó para amenizar las clases. En barrio Limache, por ejemplo, hay un proyecto de libro digital.
El acompañamiento y seguimiento del alumno son otros de los puntos que se destacan en el programa. El joven codocente utiliza una planilla socio-académica con las notas y datos del contexto del estudiante, que permite realizar un seguimiento individual del desempeño de cada chico.
Durante 2015, los universitarios siguieron a 208 alumnos. "El seguimiento brinda la oportunidad de conocer la trayectoria de los chicos para tomar decisiones que reforzarán las oportunidades para aprender", explicaron.

El trabajo en el aula

Los profesores anfitriones introdujeron prácticas innovadoras en sus aulas a partir del trabajo colaborativo con los PExAs.
En la escuela Juan Carlos Saravia se trabajó bajo la modalidad de taller y se diseñó un libro con las producciones de los estudiantes; en el colegio Sargento Cabral la profesora de sociología observó y apuntó todas las clases llevadas adelante por su co-docente, para luego aplicarlas en otras escuelas.
La capacitación es permanente. En el primer año del programa, los profesionales tienen nueve encuentros de formación.
En 2015, hay profesionales que de las 531 horas asignadas en el aula, cubrieron hasta 60 horas libres por ausencia del docente titular. También se destaca el liderazgo colaborativo, el aporte a la cultura institucional y el trabajo en equipo.

NOA, debajo de la media nacional

Hay fuertes brechas en matemáticas, lectura y ciencia, según un informe sobre calidad educativa en América Latina.
“Argentina sirve como un caso ilustrativo de la desigualdad de rendimiento educativo dentro de los países de América Latina. Allí, las regiones del Noreste, el Noroeste y Cuyo se desempeñaron por debajo del promedio nacional en matemática, lectura y ciencia en (las pruebas) PISA 2012”. Esa es una de las conclusiones que arrojó un informe sobre calidad educativa en América Latina y que se presentó hace un mes en la Casa Rosada.
El documento fue elaborado por la Comisión para la Educación de Calidad para Todos, que integran académicos de la región y expresidentes como Ricardo Lagos de Chile y Ernesto Zedillo de México.
En matemática, el estudiante promedio del Noreste argentino presenta un año de atraso aprendizaje por debajo de su par en la ciudad de Buenos Aires. Los estudiantes de Cuyo, la región que tiene el puntaje promedio en lectura más bajo de todo el país, se desempeñan peor que los de Perú, el país de más bajo desempeño de los 65 participantes en PISA 2012, indica el informe. “Aun dentro de las mismas regiones de Argentina, existen enormes brechas de rendimiento entre alumnos provenientes de distintos grupos socioeconómicos. En la ciudad de Buenos Aires, la brecha entre el puntaje de los estudiantes de nivel socioeconómico más bajo y más alto tiene una diferencia notable”, según el documento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora