El gobernador de Salta fue uno de los gobernadores que se opuso a la aprobación del proyecto de reforma de Ganancias que ya cuenta con media sanción de Diputados. Luego de la reunión con la Comisión de Presupuesto del Senado, Urtubey reiteró: "Estamos aconsejando que no se avance de esta manera totalmente inconsulta en una propuesta que no es sustentable".
Con el argumento del costo fiscal que significaría para la provincia la aprobación de este proyecto de Ganancias, aseguró: "Aconsejamos no avanzar en esta propuesta que no es sustentable. Nosotros no somos los que gobernamos, pero vamos a colaborar"
"No se trata de quién tenga razón sino que nos sirva a todos", finalizó el mandatario salteño.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


miguel hugo rojo
miguel hugo rojo · Hace 1 mes

Ésto, con respecto al Impuesto a las ganancias de los trabajadores, sostiene Juan Manuel Urtubey: "Estamos aconsejando que no se avance de esta manera totalmente inconsulta en una propuesta que no es sustentable". También aseguró: "Aconsejamos no avanzar en esta propuesta que no es sustentable. Nosotros no somos los que gobernamos, pero vamos a colaborar". Es el mismo que paradojalmente ahora sin el menor escrúpulo, el mínimo recato, el distintivo de la cleptocracia, de la corrupción en Salta, pretende mostrarse como el cambio de la ortodoxia del delito, simula ser un agente moral de la renovación política, pero es un violador serial de los derechos de los trabajadores y nos asevera que: "lealtad es ser coherentes con las convicciones, es no mentir, no robar y trabajar para los humildes que nos ponen en nuestro lugar”. Después cínicamente agrega: "Debemos tener la humildad de acompañar a aquellos que efectivamente requieren de un Estado que esté cada vez más presente y nuestro desafío es hacer que los más vulnerables no sean los que paguen los platos rotos de la corrupción, del desgobierno y de todo lo que pasó en la Argentina”. Se nos mofa cínica y conscientemente. Cada vez reverdece más la soberbia e impunidad. El ahora socio o ultra lisonjero de Cambiemos o el Macrismo, hasta que éstos se vayan en picada (porque es el Judas Iscariote en persona), desde que asumió en diciembre de 2007, robó, se convirtió en un funcionario serial que saqueó a manos llenas premeditadamente el erario público de Salta, hasta convertirse en uno de los nuevos ricos de la Provincia. Literal enriquecimiento ilícito. La certidumbre que el sistema judicial en Salta le suministra impunidad. Entre otros forajidos que sirviéndose del Estado: caso de Carlos Teófilo Parodi, que ahora también quiere ser gobernador, quieren naturalizar el engaño y la inocultable manipulación. Así la única realidad, es que se hizo realidad la esperanza de la fechoría.


Se está leyendo ahora