*

Urtubey sigue de campaña y aclara que no es macrista
Aunque dentro de seis días asumirá su mandato en Salta por otros cuatro años, Juan Manuel Urtubey tiene un interés primordial, al que dirige sus decisiones y gran cantidad de recursos financieros: se propone ser presidente del Partido Justicialista, sentarse en lo que él llama "la mesa del poder" y, lo antes posible, ser presidente de la Nación.
El habla de 2019, aunque, como la edad lo ayuda, no descarta que la oportunidad llegue en 2023. Claro, para eso deberá sobrevivir a estos cuatro años como gobernador, que para Salta no serán de vacas gordas, y a otros cuatro, fuera del poder provincial.
A nivel local ya tomó recaudos: amplió las facultades de su más eficiente escudero, Carlos Parodi, para que controle cada centavo que pase por la provincia y le atribuyó funciones propias de un vicegobernador.
Parodi es un contador, pero no ofrece iniciativas para el desarrollo. Para Urtubey, al parecer, el subdesarrollo no sería un problema: Ni la Rioja de Carlos Menem ni la Santa Cruz de los Kirchner eran paraísos y fueron los presidentes peronistas durante 23 de los últimos 26 años.
Ayer, el gobernador continuó su gira mediática por los canales y las radios porteñas.
En Radio 10 se despachó contra Cristina y calificó como "una falta de respeto" los obstáculos que pone la mandataria por el traspaso del mando. "Pretender empañar la asunción de un presidente elegido por todos los argentinos por no asumir que uno perdió, es mucho más que un tema de mal gusto: es un problema institucional severo", dijo, aplicando un sentido común y una distancia que no exhibió en otras ocasiones, por ejemplo, ante la denuncia y posterior muerte violenta del fiscal Nisman.
La dureza de sus palabras, probablemente, lo obligó a aclarar que "no soy del PRO ni me haré macrista, pero voy a acompañar las políticas que crea que son adecuadas de este gobierno con todas mis convicciones, y vamos a recomponer el mejor peronismo para dentro de cuatro años".
La definición no es ingenua ni extemporánea. Por olfato, Urtubey no concurrió al almuerzo con Cristina y los gobernadores en la Casa Rosada. Allí, la presidenta ratificó en su estilo más categórico que pretende ser la jefa del PJ, y fue muy dura con Eduardo Fellner, el actual presidente partidario, y con José Luis Gioja. Los trascendidos de la reunión hacen pensar que Urtubey no solo deberá competir con Sergio Massa, José Manuel de la Sota y Daniel Scioli, sino también con una Cristina enojada y nada dispuesta a ceder posiciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...