Una red de tráfico de cocaína que se ocultaba detrás de concesionarias de autos de alta gama y cerraba los negocios en el santuario a San La Muerte, en Corrientes, fue desmembrada por Gendarmería Nacional.
La investigación de esta organización criminal comenzó meses atrás y culminó la semana pasada con el secuestro de 8 kilos de droga y una decena de automóviles, la mayoría de ellos de alta gama.
La forma de operar era bastante singular. La organización había abierto concesionarias en Orán, Resistencia (Chaco) y Corrientes.
Los autos se "vendían" a clientes de las distintas ciudades y también se exhibían en las diferentes concesionarias del grupo. Había vehículos "marcados" que pasaban siempre por Orán. Allí eran cargados con la droga que luego se llevaba a las ciudades del noroeste del país.
Quiénes integraban y cómo operaba la red fue investigado por la Unidad de Investigaciones y Procedimientos Judiciales "Orán", de Gendarmería, con intervención del Juzgado Federal de Orán. Así, llegaron a realizar una decena de allanamientos con los que se desmembró la organización.
Operativo Santuario
Efectivos del Escuadrón 20 Orán y del Escuadrón 45 Salta se presentaron en domicilios de las tres ciudades, que terminaron con cuatro personas detenidas, el secuestro de 8,285 kilos de cocaína, una decena de autos, además de documentación valiosa para la causa judicial, una pistola y teléfonos celulares usados por los miembros de la red. El "Operativo Santuario" arrancó el 3 de julio en Joaquín V. González, en el sur de la provincia de Salta.
En el puesto de control fijo de Gendarmería, los efectivos revisaron un auto Volkswagen en el que hallaron ocho paquetes de cocaína, que pesaban en total 8,285 kilogramos. Allí fueron detenidos cuatro hombres y secuestrados, tres autos, celulares y la droga.
Al día siguiente se hicieron siete allanamientos en Orán, donde se incautaron cuatro autos, una moto, una pistola 9 mm, teléfonos celulares y documentación.
Entre el 5 y 6 de julio se realizó un allanamiento en Resistencia, donde se secuestraron 3 autos y documentación, y dos acciones similares en Mariano I. Loza -donde está ubicado el conocido santuario-, que terminó con el secuestro de documentos valiosos para la causa.

El uso del santuario

Aparentemente, el negocio de la droga arrancaba con exhibiciones y ventas de vehículos en las concesionarias ubicadas en Orán, Resistencia y Corrientes, pero el negocio de la droga terminaba cerrándose en el santuario dedicado a San La Muerte, ubicado en la localidad correntina de Mariano Indalecio Loza.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia